Blogs

alfredoselasescrib

A ojo de buen cubero

VINO, ENSÉÑAME EL ARTE DE VER MI PROPIA HISTORIA

Este verso, de un soneto de J. L. Borges adornan el espíritu del I Congreso Internacional Lengua, Literatura, vino y Territorio que se celebró del 14 al 16 de noviembre en Logroño y Haro, organizado por la Universidad de La Rioja y con ponentes de seis países.

El programa estuvo realmente apretado; conferencias y comunicaciones abarcaron distintas disciplinas literarias, algunas con múltiples ecos y en donde aspectos insospechados de la cultura del vino fueron puestos de relieve. Es sorprendente cómo el vino, en facetas muy diversas,  ha sido protagonista a través de la historia común y particular en los países ribereños (e incluso alejados) del Mare Nostrum.

Desde la iconografía y poesía simposíaca grecolatina (admirable cómo hace 2.500 años las mismas cuitas y estereotipos ya eran temas recurrentes para los mortales consumidores de vino) pasando por Quevedo y su traducción del Anacreón castellano,  hasta conocer en detalle los problemas que la filoxera produjo en Rioja y, ya últimamente, cómo desarrollan el enoturismo en la isla canaria de La Palma.

Particularmente, me ha resultado enternecedor aprender que el nombre que daban los griegos al bebedor (quizá experto) de vinos es “enopión”; también que Homero consideraba que “la fuerza de los mortales es el vino” y que este se consideraba sinónimo de amor, sosiego de las preocupaciones,  disfrute (y eso que lo mezclaban con agua y, por supuesto, en nada puede parecerse a los maravillosos vinos de hoy en día, tan llenos de matices aromáticos, sápidos y texturales)

De otra suerte apreciativa – e hilarante – ha sido reveladora (por la estupidez supina que delata) el asunto presentado por Luciana Gentilli, de la Universidad de Macerata, Italia, acerca de la casuística de toda índole, pero especialmente relacionada con el vino, recogida de autores de los siglos XVI y XVII en España a propósito de casos que pudieran darse –o que se daban– y qué aconsejaban para tratarlos o solucionarlos. Realmente absurdas esas recomendaciones que incidían en hasta lo más nimio; y siempre con los poderes establecidos (principalmente la Iglesia) como garantes de lo que debía ser o no ser, hacer o no.

En mi opinión, la parte más sabrosa del encuentro literario-vinícola estuvo en Bodegas Muga donde se celebraron varias disertaciones, al final de la cuales Jorge Muga llevó a l@s congresistas a conocer la bodega, en una visita lucida, imprescindible, especialmente preparada para darles la oportunidad de vivir la experiencia real del descube (en las distintas fases del mismo) de dos de los grandes tinos de fermentación de la bodega; así como ver la trasiega de dos barricas. Todo un espectáculo real de trabajos en bodega, en vivo y en directo.  Para terminar, ya de noche, llegó lo mejor:  se ofreció un ágape con el Muga blanco, el crianza 2015 y el Prado Enea 2009 en botellas magnum.

mugaFotos de  www.exquisiterioja.com

 

 

Temas

Claves de vinos y apreciación sensorial

Sobre el autor

Sólida formación como docente en Cursos de Análisis Sensorial de vinos y otros productos agroalimentarios; dilatada experiencia en servicios de alta gastronomía; disfruta transmitiendo su pasión por el mundo del vino y su cultura. Desde 2001 colabora en ayudar a descubrir lo fascinante del uso de los sentidos para gozar plenamente del los vinos y gastronomía en La Rioja. Director de www.exquisiterioja.com


noviembre 2018
MTWTFSS
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

Contenido Patrocinado