Blogs

Antonio Remesal

Hablando de vino

En torno a la botella de vino.

El continente y envoltorio del vino constituyen la primera percepción que el consumidor tiene sobre el producto. Veremos primero algunas observaciones alrededor de la botella para terminar con varias cuestiones polémicas en torno a la botella y al embotellado.

El continente del vino es la botella, el tapón asegura su estanqueidad, la cápsula tiene una función higiénica y las etiquetas permiten la identificación. Además de estos cometidos cada uno de estos elementos cumple una función estética, no por ello vana, al actuar como verdaderos embajadores de la marca. Lanzan un mensaje al consumidor sobre el vino al que “arropan”,  a veces en los límites de lo subliminal,  y contribuyen a hacer más o menos seductora la imagen del mismo.

La botella admite muchas variantes. Desde muy antiguo el vidrio ha sido un material para servir el vino, pero no es hasta principios del siglo XX, al descubrirse un sistema automático de fabricación, cuando de veras  la botella como envase para el vino se generaliza. Desde entonces ni la forma, grosor, color o sistema de taponado han cambiado demasiado.

En un principio las botellas se hacían utilizando la técnica del soplado. Las fabricadas mediante soplado eran de vidrio más fino, más ligeras  por consiguiente, y también más frágiles. La resistencia de la botella es un factor que los ingenieros especializados dedican mucho tiempo: debe resistir, con el menor peso posible, todos los envites en almacenamiento, transporte y manejo.

En lo que se refiere a la capacidad de las botellas estándar, 750 cc, según algunos es consecuencia de la técnica del soplado que se corresponde con el volumen de aire que un soplador es capaz de insuflar de una sola vez sin que para ello sea necesario un esfuerzo excepcional. De esta manera el tamaño de ¾ de litro ha permanecido y es el más utilizado, pero curiosamente solo para los vinos a partir de cierta calidad, los vinos de mesa  más corrientes van muy frecuentemente en botella de litro. Así y todo, el vino se envasa en botellas de distintas capacidades desde la Benjamín de 200 cc hasta la Salomón de 18 litros, equivalente a 24 botellas de las estándar. Con tamaños intermedios la más común es la Magnum con una capacidad de 1.5 l, que se considera ideal para la larga conservación por lo que es muy habitual utilizar este formato para vinos de elevado precio.

Las formas de las botellas son muy variadas. Para vinos tranquilos (no espumosos), como los de Rioja, las botellas más usadas son la bordelesa y la borgoñesa, aunque hay bodegas que eligen otros modelos o incluso optan por  personalizar sus envases con presentaciones muy particulares. Así, la botella más característica de Bodegas Vivanco  está inspirada en un diseño del siglo XVIII que conserva en su museo; Bodegas Sonsierra tiene entre sus vinos “Perfume de Sonsierra” que se vende en una botella que es tal cual un envase de perfume y que, curiosamente, fue diseñada por el fallecido David Delfín.

En Rioja, la utilización de la botella de borgoña o bordelesa (más alargada), tiene que ver con la influencia francesa, siendo, en su origen, la elección de una u otra, dependiente de las características del vino. Así vinos clásicos como Imperial de CVNE, Viña Albina de Riojanas o 890 de La Rioja Alta, utilizaban, y siguen haciéndolo, botella bordelesa por su clara vocación por la elaboración según los cánones del Medoc bordelés. Ello en contraste con otros muy emblemáticos vinos desde hace muchas décadas, como el Bosconia de López de Heredia, Viña Ardanza de La Rioja Alta o Monte Real de Bodegas Riojanas, cuyos perfiles  están, y estaban más, en la línea de los vinos borgoñones,  motivo por el cual se decidieron desde el principio por la botella borgoña.

Antes de saber de las ventajas del color verde para conservar el vino, al protegerlo de la luz ultravioleta, las botellas eran ya de ese color. Y lo eran al no disponer, entonces, de un sistema sencillo para eliminar las impurezas, con lo que el resultado era ese color ambarino más o menos opaco. Los colores del vidrio con que generalmente nos encontramos son el verde y el negruzco para vinos tintos, y traslucido para muchos blancos y rosados. Generalmente los vinos de mayor calidad, sean blancos o tintos, se envasan en botellas opacas, y no precisamente porque protejan mejor de la luz, sino por cuestión de moda o tendencia actual. Existen honrosas excepciones como los blancos de Tondonia que se mantienen fieles a su botella trasparente. Al fin y al cabo, “no hay nada que ocultar” , además los que apreciamos estos vinos tendremos buen cuidado de no almacenarlos en lugar iluminado si no queremos perder parte de sus cualidades.

Mensajes en una botella

Por último tres mensajes para la reflexión sobre el tema que nos ocupa:

  •   Mensaje nº 1: Todo evoluciona, las presentaciones y envases en el vino también. Aunque de momento el reglamento del Consejo Regulador no lo admite, debería contemplarse, a mi modo de ver, la posibilidad de utilización del Bag in Box (envase en caja con bolsa y grifo) para vinos jóvenes dentro de la DOC Rioja. Según algunas estimaciones en algunos países el consumo de vino en Bag in Box ya supera ampliamente al envasado en botella. La facilidad de manejo, los menores costes de almacenaje y repercusión en el precio final del vino para el consumidor, son razones suficientes que justificarían la medida. Por otra parte, todos sabemos que en Rioja ya existe un mercado “alegal” de vino en Bag in Box comercializado por bodegas o cooperativas con, según ellas, excedentes de la Denominación, lo cual supone un detrimento de la imagen y una competencia desleal con los vinos de la DOC.

Es esta una cuestión muy polémica que algunos pensamos sería positiva para Rioja, donde entra en el circuito mucha uva procedente de parcelas con rendimientos por encima de lo deseable para garantizar la calidad. Sabemos también que se elabora vino con los excedentes (no destinado a la alcoholera precisamente) , o peor aún, se queda en el campo uva en la cepa una vez que el viticultor ha llegado al límite de “papel” que le corresponde de acuerdo a su cartilla. El Bag in Box sería una forma de dar salida a este vino, o uva,  permitiendo al Consejo actuar con más rigor en sus labores de inspección, mejorando también la calidad media del vino embotellado. Eso sí, el vino embotellado en Bag in Box procedente de excedentes debería etiquetarse con un texto del tipo “Vino de mesa elaborado con uva procedente de parcelas dentro de la D.O. Rioja con rendimientos por encima de los permitidos”. En cuanto al vino joven que, reuniendo calidad suficiente, y habiendo pasado por los controles del Consejo decidiera envasarse en Bag in Box,  podría exhibir los mismos distintivos  del origen que acompañan a las botellas de vino de la DOC. Vino joven que sería el mismo, con ventajas en el manejo y la conservación comparando con el envasado en botella que, además, resultaría más económico para el consumidor.

Pretendemos con estos “mensajes”  avanzar en el establecimiento de calidades diferenciadas en la Denominación que permitan abarcar diferentes segmentos de mercado. Calidades perfectamente distinguibles a primera vista por el cliente, de modo que éste tenga para elegir entre vinos económicos para diario,  y vinos selectos  para días especiales o celebraciones. La diversidad de Rioja permite elaborar, en cualquiera de las subzonas, vinos para competir por precio (con lo que sería deseable disponer de todas las herramientas necesarias para ello) y vinos para competir en calidad  que realmente lo sean (con limitación de rendimientos de verdad) . El porvenir de Rioja está ligado a la existencia de al menos dos categorías de vinos perfectamente diferenciadas: la de los vinos en precio competitivo  de calidad aceptable y la de vinos soberbios a precios al alcance de una minoría. Vinos, todos ellos, cuya trazabilidad esté perfectamente clara desde la viña a la mesa.

  •   Mensaje nº 2: Los márgenes que deja la comercialización de la uva no permite vivir con dignidad (económicamente hablando) a no ser que se cuente con una explotación de grandes dimensiones, es motivo por el cual más viticultores deberían plantearse la posibilidad de aventurarse en la elaboración y embotellado.  Es ésta una forma de agregar  valor al vino cerrando el círculo completo de producción de uva, elaboración y comercialización, y el único modo de supervivencia de muchas explotaciones que no cuentan con la superficie de viñedo necesario para ser rentables.  A mi entender, es crucial el desarrollo de un mayor número de cosecheros con marca propia, de pequeñas bodegas que convivan con las grandes empresas. Y es que, aunque en los últimos años muchos jóvenes emprendedores se están “lanzando a la piscina” y están empezando a elaborar, la mayor parte del vino Rioja está en manos de cuatro contadas bodegas. Asistimos a una tendencia a la concentración  en Rioja que no es en modo alguno sostenible.

 

  •   Mensaje nº 3: La mayoría de las líneas de embotellado de las bodegas de Rioja no tienen sentido, ni bajo el punto de vista de la rentabilidad ni del aseguramiento de la calidad. En España la instalación de una línea completa de embotellado ha ido implícita al diseño de cualquier bodega, cuando para pequeñas bodegas no se justifica ni económica ni técnicamente. En Francia es rara la bodega que tiene instalaciones de embotellado y simplemente contratan el servicio a una empresa que en unidades móviles (en camiones) llevan todo lo necesario, con todas la garantías técnicas y de trazabilidad, a un precio razonable. Alguna de las últimas bodegas construidas en Rioja ya han prescindido de línea de embotellado propia y, aunque con ciertas trabas burocráticas (el Consejo Regulador no lo pone fácil),  están totalmente satisfechos. Algunos se sorprenderían al oír el nombre de emblemáticas bodegas (aquí en Rioja) que ya contratan este servicio.

Temas

Otro sitio más de Comunidad de Blogs de larioja.com

Sobre el autor

Ingeniero Agrónomo y enólogo. He trabajado en la empresa privada en ámbitos muy variados de la ingeniería. Actualmente en la Administración, en el sector del vino, con el que me siento absolutamente comprometido. Escribo sobre viticultura y enología y, de paso, sobre lo que tercia…Autor del libro “Talking about wine: Rioja”, primer libro monográfico sobre Rioja escrito en inglés.


marzo 2019
MTWTFSS
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031