Blogs

Inés Martínez

La vida en el aire

Cómo es un safari móvil en tienda de campaña en Botswana: Mopane Safaris

mopane-safaris

Como explicaba en el primer post de este relato del viaje a Botswana, Zambia y Zimbawe, este no es un viaje cómodo. Y si nos centramos en la parte del safari móvil, todavía menos. Reconozco que era una de las cosas que más nerviosa me ponía del viaje: ¿tendré miedo?, ¿conseguiré dormir?, ¿entrarán bichos en la tienda?, ¿me atacará un león por la noche?, ¿veremos animales?…

Las respuestas:

Miedo no tuve en ningún momento. Creo que fui la única que no se asustó cuando un elefante molesto empezó a mover las orejas y barritar. Este viaje me ayudó a darme cuenta de que tengo problemas para identificar el peligro , algo que no tengo claro si es bueno o malo

Dormí de maravilla. A ello ayudaron los tapones, ya que las hienas recorriendo el campamento se escuchan perfectamente. También ayuda haberte levantado a las 4 AM.

Bichos no entra ni uno: Las tiendas no tienen ni un rasguño. Solo tienes que ser muy cuidadoso a la hora de abrir y cerrar la cremallera.

¿Atacar un león por la noche? Difícil. Con el montón de comida que tienen, los humanos no les interesamos. Como mucho se pueden acercar a olisquear algo.
Después mirar varias empresas que se dedican a hacer safaris móviles por Botswana, decidimos confiar en Mopane Safaris. La gestiona una española que lleva varios años viviendo en Mahun que ha dedicado mucho tiempo a recorrer no solo Botswana, sino muchos países de alrededor, con una pasión infinita por los animales y que se adaptaba bastante a lo que pedíamos: no queríamos ir con mucha gente y ver el mayor número de animales posible.

 

 

Puntos positivos de Mopane Safaris:

– El campamento: no puede estar mejor organizado, se adaptan a los horarios que les pidas, las tiendas están impecables, no entra ni un bicho y preparadas al detalle, se come de maravilla… Cuando llegas allí te das cuenta de lo complicado que es disfrutar de lujos como poder ducharte cuando quieras o tener agua fría estando en mitad de la nada.

– Willy (el guía-conductor) hará lo que haga falta para que veas ese leopardo. Es un rastreador increíble y en el momento en el que percibe (por huellas o el comportamiento de otros animales) que hay algo interesante cerca, no parará hasta encontrarlo.

– Los stretching point: tanto por la mañana como por la tarde, cuando ya llevas un buen rato de safari, se hace una parada para estirar las piernas y tomar un café. Y todo, rodeado de ñus o elefantes.

– La conducción: Como ya expliqué, lo de conducir por Botswana no es para cualquiera. Para mi sorpresa, solo nos quedamos atascados un par de veces, y no tardaron ni cinco minutos en sacarlo. Eso es cuestión de pericia.
mopane-safaris

 

mopane-safaris

 

mopane-safaris

 

Mopane Safaris

 

– Puntos negativos:

Los coches necesitan ser renovados. En los safaris los todoterreno sufren muchísimo y el nuestro debía tener algo mal, así que el primer día de sarafi por tierra en Chobe, nos dejó tirados. No hay que darle mayor importancia ya que es algo que pasa habitualmente (ves muchos coches parados por roturas o atascados), pero el problema es que conseguir uno de sustitución es muy complicado, así que perdimos una tarde y una mañana de safarí. Además se sumó que a Willy, al intentar arreglarlo, le falló el gato, y el coche le golpeó el hombro. Un jaleo. Pensábamos que el viaje se iba a pique, pero al final consiguieron otro coche, Willy se recuperó y además contamos con otro guía por si acaso.

Respecto a este punto, tengo que decir que hablé con ellos hace poco porque unos amigos míos van a ir y me aseguraron que han cambiado los vehículos (y por lo que he visto en Facebook es cierto). Tendré que ir para comprobarlo

mopane-safaris

¡Ups! Problema

 

Mañana y tarde de safari

En cuanto al día a día, es todo emoción, pero con sus momentos de relax. Lo más importante es estar despiertos y listos antes de que salga el sol ya que al amanecer es cuando más fácil es ver animales. Y a partir de ahí, al coche y a dejarse llevar e impresionar. A la hora de comer el calor -en octubre- es muy fuerte y la vida salvaje se esconde, así que lo mejor es volver al campamento, comer, una ducha refescante e incluso una pequeña siesta o un poco de lectura. Y por la tarde otra vez safari hasta que cae el sol. Si una cosa me llevé de Botswana son los atardeceres. Y antes de que el sol desaparezca del todo -no se puede conducir en el parque de noche-, de vuelta al campamento.

La cena es un momento para disfrutar de la deliciosa comida y alargar la charla después alrededor del fuego con una copa de vino o un Amarula, mientras escuchas a lo lejos los hipopótamos y ves las estrellas en la oscuridad absoluta. Más no se puede pedir.

En este vídeo se ve cómo fue el safari completo

También te puede interesar: 

  11 cosas que debes saber antes de ir a Botsuana, Zambia y Zimbabwe: consejos, vacunas, alojamiento, visados, ruta, cómo moverse…

  Botswana, Zambia y Zimbabwe: ruta de viaje

  Las Cataratas Victoria en Zambia y Zimbabwe: cuándo ir, cómo moverte, qué ver, cómo llegar…

  19 animales (como poco) que puedes ver en un safari en Botswuana

  Vídeo: cómo es un safari móvil en tienda de campaña en Botswana: Mopane Safaris

Temas

Blog de viajes | Consejos para viajar por tu cuenta

Sobre el autor

Periodista de larioja.com. Loca por los viajes. Cualquier destino del mapa me parece perfecto. En este blog podrás leer consejos para viajar, cómo preparar un viaje por tu cuenta, destinos que merecen la pena, hoteles, vuelos, rutas, mapas, propuestas...     Tengo otro blog sobre redes sociales llamado Twitterlandia. Puedes seguirme en Instagram @inesimar y en Twitter en @inesimar


julio 2018
MTWTFSS
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031