Blogs

Jorge Alacid

Logroño en sus bares

Cambio de guardia en El Soldado

Azucena posa en el interior del Soldado de Tudelilla. Foto de Justo Rodríguez

 

El feligrés veterano recordará a Azucena, logroñesa de la calle San Juan, defendiendo con profesional diligencia y un plus de afabilidad la barra del Soldado de Tudelilla, enrolada a las órdenes del mariscal Manolo, quien pasó en octubre a la reserva. La castiza taberna, icono ciudadano, clausuró entonces sus puertas dejando huérfanos a sus seguidores, así los indígenas como los forasteros que recalaban en sus mesas o apuraban un porrón no bien ponían el pie en Logroño. Desprovistos de sus bocadillos de sardina con guindilla, carentes de sus ensaladas celebérrimas, los devotos de la última barra logroñesa de esta castiza estirpe deambulaban como pollos sin cabeza entre el dédalo de gastrobares que no pueden competir en sabor local con este tipo de establecimientos, que hoy se baten en retirada. Entre todos esos parroquianos, Azucena ejercerá a partir de ahora como hada madrina. Garantizando lo mismo que el viejo Soldado: un servicio eficaz y solvente. Su carta de toda la vida. El bar de siempre, pero renovado, asegurado su singular encanto.

Así que el venerable bar de San Agustín cambia de guardia: aspira, según su nueva tripulante, a ser el mismo que veneran sus incondicionales, pero todavía incluso mejor. Azucena ultima estos días el renovado aspecto que su local ofrecerá a partir del próximo viernes. Dentro de una semana, reabrirá sin grandes cambios en su oferta pero con una imagen renovada que su guardiana custodia como un tesoro. Un cofre que se resiste a abrir. Entre olor a pintura y martillazos, recibe Azucena a Diario LA RIOJA en su interior, orgullosa de la remodelación emprendida y aún en ejecución, puesto que asegura haber alcanzado su propósito central: mantener la esencia del Soldado, su estampa clásica, pero poniendo al día todo su catálogo de gollerías.

El nuevo Soldado mantiene por lo tanto la carta antedicha (las ensaladas, por supuesto, y el resto de bocados, incluyendo como novedad los pimientos de cristal para quien acompañe la sardinilla en aceite y prefiera evitarse picores y sofocos), pero ha renovado el corazón del bar: mobiliario y resto de la decoración, que se someten a los últimos retoques de cara a la reapertura. Azucena, reacia a desvelar la cantidad de secretos que aguardan en el corazón del bar, saluda a los curiosos que se asoman cuando se entreabre la puerta, mientras repasa el catálogo de novedades (maderamen, piedra vista, vigas que ven la luz) y asegura, un punto emocionada y feliz, que seguirá fiel a los proveedores históricos de la casa. A su vino para chiquitear (Medrano Irazu, en comandita con otras referencias) y al venerable latón que recorre la barra, que dispone de nueva pila para refrescar tomates y botellas. Símbolos de El Soldado de Tudelilla: del viejo y del nuevo.

P. D. El Soldado de Tudelilla encaja en el linaje de ciertos bares logroñeses que son algo más que eso. Icono ciudadano, nació en su sede original de la calle San Agustín allá en 1947, aunque en su tramo inicial: más o menos, donde luego se ubicaría el restaurante La Unión, junto a la desaparecida licorería de Ursicino Espinosa. Pocos años después, emigró a la calle Laurel, donde alcanzó su fama actual: una bodeguilla de bancos corridos y mesas de mármol, donde se acomodaba la parroquia que se traía la fiambrera de casa y sólo requería que le despacharan vino. Tres décadas después, se mudó de nuevo a San Agustín, al emplazamiento donde Manolo, que defendió con su esposa Jacinta esa barra durante todo ese tiempo se jubiló hace un par de meses. Ahora le toca a Azucena, veterana a pesar de su juventud de unas cuantas barras cercanas como el Pali y alistada en El Soldado desde el 2006, pilotar su enésima reencarnación

Un recorrido por las barras de la capital de La Rioja

Sobre el autor

Jorge Alacid López (Logroño, 1962) es periodista y autor de los blogs 'Logroño en sus bares' y 'Línea de puntos' en la web de Diario LA RIOJA, donde ocupa el cargo de coordinador de Ediciones. Doctor en Periodismo por la UPV.


diciembre 2018
MTWTFSS
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31