Día de los museos | Material escolar - Blogs larioja.com

Blogs

Bernardo Sánchez Salas

Material escolar

Día de los museos

LOGRONO. Muro de la Mata. En el local que ocupaba Textiles Sancarlos aparecen cartles anunciadores de espectaculos en el Teatro Breton. 14.05.2019 Justo Rodriguez

LOGRONO. Muro de la Mata. En el local que ocupaba Textiles Sancarlos aparecen carteles anunciadores de espectaculos en el Teatro Breton. 14.05.2019 Justo Rodriguez

El miércoles me llama Jesús López Araquistáin –arquitecto, dibujante, fotógrafo y, en general, amigo de los de gran angular- y me dice, sabiendo me va a gustar, como las viejas canciones dedicadas de la radio, que en Muro de la Mata, de donde es vecino, acaban de dejar al descubierto el bajo de un local comercial, los almacenes San Carlos, y que lo que ha salido a la luz es «como en Roma de Fellini, ¿te acuerdas?, la secuencia en la que aparecen las pinturas en las obras del Metro». No me voy a acordar: sueño con ella. Nada ha mostrado mejor la fragilidad de la piel del arte (y de cualquier otra superficie de la creación humana); lo fácil que resulta el que se borre lo que fue impreso un día, al simple contacto con un oxígeno posterior, o con la luz, o con el simple aliento. Roma de Fellini: en uno de sus episodios se cuenta cómo los obreros que trabajan en las obras de una nueva línea de Metro, debajo de la Vía Apia, cerca de Porta de San Sebastiano, al taladrar uno de los estratos descubren las estancias de una domus con sus paredes decoradas con unos frescos intactos. Un friso de retratos bellísimos de todo el elenco del primer pasado de la ciudad. Rostros que no sólo figuran, sino que miran a sus tardíos descubridores, y a los espectadores, cual fantasmas que llevaran siglos esperándoles. Rostros que tienen incluso la cara de quienes los han descubierto. El espectáculo dura nada, porque es perforar y las pinturas se empiezan a desintegrar a la velocidad de la luz, literalmente. Los obreros van seguidos por un equipo de cine que al filmar, en vez de fijar, contribuye a la desaparición. El friso se borra a veinticuatro imágenes por segundo. La propia Roma de Fellini, impresa en celuloide, también podría borrarse, por las mismas. Les ha pasado a otras películas. Sólo son plástico. Salí escapao para el Muro de la Mata, por si aquello se borraba. Por el camino llamé a Justo para que, si estaba por los andenes del Espolón, hiciera una fotografía –la que ven aquí- del ‘resto arqueológico’, que Justó entendió como la fantasmagoría que es, ahuecada en el centro de la ciudad, en lo que en otro tiempo estuvo a pocos portales del Danubio (el Bar, digo), en la Cortina del Mediodía logroñés. Me asomo, sorteando los reflejos de ese mismo mediodía en el cristal del bajo, y surgen unas paredes estampadas que constituyen un ejemplo perfecto del románico tardío de puestos de zapateros o de vendedores de periódicos, de porterías, de taquillas y de camerinos. Se trata –hablando del espectáculo- de una cámara oscura con varias capas superpuestas de la cartelera de los años sesenta, y de su papel pintado: la era de mi ciudad cuando yo nací, mi subterráneo. Se distinguen, pegados unos junto a otros, el “Arte y Ensayo” y las “variedades arrevistadas”. Llevan durante décadas conviviendo en la oscuridad del local, encolados en su paño de pared más profundo, el estreno en el Atenea de la película El ingenuo salvaje, patrocinado por un “Centro Cultural Cinematográfico”, con el “Radio-Teatro” de Salvador Hervás, el famoso productor de Circo y atracciones de Catarroja, presentando a “Los Gildos, catedráticos de la gracia”, bajo la máxima «Reír es un placer» y la promesa de una «carcajada incontenible». En la falda del cartel de El ingenuo salvaje sobresale el nombre del director y actor Ricardo Lucía, que traería al Bretón algún drama de Miller, o de Rattigan. Y en frente, a pared completa, ribeteado por un marco de estrellas blancas sobre fondo azul, el gran Cassen, a la cabeza del «súper espectáculo cómico musical ¡Es… broma!», que había estrenado en 1964 con el éxito acostumbrado en el Victoria de Barcelona, en pleno Paralelo. Aquello de la broma que tanta fama le había dado en la tele y en los discos, cuando grababan discos los cómicos, Gila, Emilio el Moro, Tip y Top, él. Y aparece en el cartel todo el escalafón, una distribución extinguida de característicos: la primera vedette (Mari Carmen Casas), las siguientes vedettes, de nombres fantásticos (Anita Luna, Jutta Bayer), el galán cantante (Franky), el actor (Omar Tiberti) y el galán cómico (Emilio Ramos). Más el cuerpo de baile, ni más ni menos que un ballet francés que se anuncia como “Les Doriss Girls”. Dos funciones diarias. No es broma. Y Cassen: espectral, alegría arrevistada, aún se le oye su voz de Plácido. Una señora de Logroño de toda la vida pasa y me dice que allí en tiempos hubo artistas. Ayer, día de los Museos, volví a visitar esta gruta por la noche, iluminada por la linterna del móvil. Se borrará.

 

 

 

Temas

Espacio de opinión en el que se aúnan las artes escénicas, el panorama político, el cine, la radio, y la televisión. Además de la cultura en general y la vida en particular. Su autor es Bernardo Sánchez Salas, escritor, doctor en filología hispánica y guionista.

Sobre el autor

Bernardo Sánchez Salas (Logroño, 1961) Escritor, Doctor en Filología Hispánica, guionista de cine y televisión y autor teatral: Premio Max en 2001 por la adaptación escénica de la película El verdugo y adaptador, también, de obras de Arthur Miller (El precio, nominado en 2003 al Max a la mejor adaptación), Tirso de Molina (La celosa de sí misma), Antonio de Solís y Rivadeneyra (Un bobo hace ciento) –ambas para la Compañía Nacional de Teatro Clásico-, Aristófanes (La asamblea de las mujeres), Edgar Neville (El baile), Howard Carter Beane (Como abejas atrapadas en la miel), Jeff Baron (Visitando al señor Green, nominado en 2007 al Max a la mejor adaptación) o Rafael Azcona (El pisito). Sus trabajos teatrales –realizados para unidades de producción públicas y privadas- han sido dirigidas por Luis Olmos, Jorge Eines, Tamzin Townsend, Juan Echanove, Sergio Renán, Esteve Ferrer, o Juan Carlos Pérez de La Fuente. Es también autor de textos teatrales originales como Donde cubre y La sonrisa del monstruo (dirigidos por Laura Ortega para la RESAD), El sillón de Sagasta (dirigido por Ricardo Romanos) y La vida inmóvil (dirigida por Frederic Roda). Ha publicado estudios sobre el dramaturgo del siglo XIX Bretón de los Herreros y editado algunas de sus obras; fue corresponsal de la revista El público. Autor del conjunto de relatos Sombras Saavedra (2001), publicado por José Luis Borau en “El Imán” y de monografías individuales y/o colectivas sobre Rafael Azcona, Bigas Luna, Luchino Visconti, Viçenc Lluch, José Luis Borau, Eduardo Ducay, Antonio Mingote, Pedro Olea, el Documental Español, la Literatura y el Cine en España o El Quijote y el Cine.


mayo 2019
MTWTFSS
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031