Totales | Material escolar - Blogs larioja.com

Blogs

Bernardo Sánchez Salas

Material escolar

Totales

(1) José Luis Cuerda: «Y a ver si haces algo por la humanidad y dejas de vaguear», me reclamaba siempre Cuerda, para cerrar la conversación. La última vez hace un año y pico, cuando me llamó para contarme la película que se disponía a rodar, la de la casa, Tiempo después. Él, desde luego, no paraba de afanarse en mejorar esta especie autóctona que llamamos la humanidad, para entendernos. Ya fuera haciendo fotogramas, Ribeiro o humor; ese humor –decía él, en el prologuito a su guión de La marrana– «usado como gatera para soltar por ella las cosas que vistas, oídas o soñadas, tengo que quitarme de encima para que no me pudran el hígado. Si no, me daría un tiro»; ya fuera, en fin, haciéndose albaceteño de Gomáriz. La marrana (1992), por cierto, una de las cumbres de la picaresca del siglo XX ambientada en el verano de 1492, «un año muy movido» (cito del guión), con Resines y Landa tirando de una marrana robada, cervantina y metafórica (sin menosprecio de lo puramente gorrino). Merecería que existiera también una hermandad de marranistas, como la hay –y tan extendida- de amanecistas. Cuerda existió, pero podría haber sido un escritor anónimo, de varios de nuestros siglos, todos seguidos, como el del Lazarillo o el del Quijote apócrifo, escribiendo y labrando desde una casa de aperos con lagar enclavada en un punto a saber de las Españas que se van sucediendo. Pues un día me llama Cuerda, a la hora de comer, y me tiene más de media hora al móvil contándome Tiempo después, personaje por personaje y tranco por tranco. Él mismo estaba asustado del sindiós que iba a montar. Yo me partía. De hecho, luego ya no quise ver la película en su ser porque no iba a mejorar el relato que, de viva voz, me había hecho Cuerda; me quedo con eso. Y como nieto de ‘taranes’ autoleños que soy, me hubiera gustado, de no morirse, porque ahora ya es tontería, enviarle el diccionario catón que acaba de publicar Víctor Ruiz Soldevilla, en el que Cuerda hubiera encontrado neologismos para crear nuevas civilizaciones, varios díjulos, palabros o abogaciones; perlas léxicas del tipo ‘zanaurio’ o ‘regloto’. Pero a lo que voy, que José Luis Cuerda sí que fue un gran paso para la humanidad y no lo de pisar la luna, que ni siquiera se llevaron los cosmonautas un pata negra para hocicar y dar con la trufa selenita, que eso sí hubiera sido un triunfo, mira. Y lo demás, ‘perditiempos’ (catonada). Nosotros vagueamos, José Luis, y sólo tú obras.

(2) Kirk Douglas: «¿Usted sabe quién era Kirk Douglas?», preguntan los de una televisión –unos chavales- a los que andamos a media mañana del jueves por Preciados, habitual coto de caza de reporteros cámara en ristre. Y me pillan. No hubiera respondido de no tratarse de Kirk Douglas: «¿Qué si sé quién era Kirk Douglas? Me alegro que me hagáis esta pregunta, chicos. Cómo no lo voy a saber si fue el primer rostro que yo vi en una pantalla de cine, en una pantalla enorme, que iba de lado de lado de un cine de mi pueblo que estaba encajado en una muralla medieval y asomado al río Ebro, ¿sabéis cómo os digo? Yo tenía seis años. No lo voy a saber: Kirk Douglas. Salía sobre esa pantalla de cinemascope, sonriente, descarado y fanfarrón, haciendo de marinero pendenciero y mujeriego, del brazo de dos chicas de saloon de una ciudad portuaria del Great Western. Llevaba una gorra, una camiseta con rayas rojas y una chaqueta como de ante, sucia del salitre y de las tabernas. Se llamaba Ned, Ned Land. Land significa tierra, pero él vivía sobre y debajo del mar, tocando el ukelele mientras una foca le hacía palmas. Y le salvaría la vida al Capitán Nemo, a brazo partido contra un pulpo mecánico. Pero eso ya venía después en la película. De entrada, Kirk Douglas aparecía y le espetaba en la calle a un tipo, otro borrachuzo, de los que alarmaban a las tripulaciones acerca de los extraños sucesos que estaban acaeciendo en el océano: “Tú también has resoplado bastante, viejo parlanchín. Soy arponero de oficio y me interesan los monstruos, ¡todos los monstruos!”. Lo de ¡todos los monstruos! no se me olvidaría ya nunca. De las primeras cosas que me impresionaron en mi infancia, sólo de escucharlas. A continuación, a Ned Land, a Douglas, le metían un bastonazo en la cabeza, por bocas, y mordía el barro. Y al poco, se vería enrolado –y yo con él- en veinte mil leguas de un viaje submarino, y asistiría a un entierro en un cementerio cubierto de coral. Y fumaría puros del algas. Que si conozco a Kirk Douglas, chicos. Aguantó tanto Kirk Douglas que con el tiempo llegó a parecer el hijo de su hijo Michael…». Pero que todo esto lo cortarían luego, supongo. De hecho creo que se fueron antes de que yo terminara de hablar. Un perditiempos.

Temas

Espacio de opinión en el que se aúnan las artes escénicas, el panorama político, el cine, la radio, y la televisión. Además de la cultura en general y la vida en particular. Su autor es Bernardo Sánchez Salas, escritor, doctor en filología hispánica y guionista.

Sobre el autor

Bernardo Sánchez Salas (Logroño, 1961) Escritor, Doctor en Filología Hispánica, guionista de cine y televisión y autor teatral: Premio Max en 2001 por la adaptación escénica de la película El verdugo y adaptador, también, de obras de Arthur Miller (El precio, nominado en 2003 al Max a la mejor adaptación), Tirso de Molina (La celosa de sí misma), Antonio de Solís y Rivadeneyra (Un bobo hace ciento) –ambas para la Compañía Nacional de Teatro Clásico-, Aristófanes (La asamblea de las mujeres), Edgar Neville (El baile), Howard Carter Beane (Como abejas atrapadas en la miel), Jeff Baron (Visitando al señor Green, nominado en 2007 al Max a la mejor adaptación) o Rafael Azcona (El pisito). Sus trabajos teatrales –realizados para unidades de producción públicas y privadas- han sido dirigidas por Luis Olmos, Jorge Eines, Tamzin Townsend, Juan Echanove, Sergio Renán, Esteve Ferrer, o Juan Carlos Pérez de La Fuente. Es también autor de textos teatrales originales como Donde cubre y La sonrisa del monstruo (dirigidos por Laura Ortega para la RESAD), El sillón de Sagasta (dirigido por Ricardo Romanos) y La vida inmóvil (dirigida por Frederic Roda). Ha publicado estudios sobre el dramaturgo del siglo XIX Bretón de los Herreros y editado algunas de sus obras; fue corresponsal de la revista El público. Autor del conjunto de relatos Sombras Saavedra (2001), publicado por José Luis Borau en “El Imán” y de monografías individuales y/o colectivas sobre Rafael Azcona, Bigas Luna, Luchino Visconti, Viçenc Lluch, José Luis Borau, Eduardo Ducay, Antonio Mingote, Pedro Olea, el Documental Español, la Literatura y el Cine en España o El Quijote y el Cine.


febrero 2020
MTWTFSS
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
242526272829