Interior día | Material escolar - Blogs larioja.com

Blogs

Bernardo Sánchez Salas

Material escolar

Interior día

Venimos de unos meses en los que hemos visto moverse la luz en el interior de nuestras casas. En tiempo real. Amanecer y atardecer en cada habitación, de ángulo a ángulo. Ver deslizarse la franja que arrastraba reflejos y sombras en una proyección distinta a cada instante. Con velocidad variable. Sobre la pantalla de las paredes. Sobre los muebles, los libros, las plantas. Sobre nosotros mismos, habitantes cautivos del domicilio. Rutinas de la luz que nunca habíamos peritado en continuidad. Pero que al hacerlo, a veces por la razón más insospechada –y es el caso–, es cuando te das cuenta de cómo la luz explica el drama. Mejor dicho: es el drama. Que trata siempre de un mismo asunto: el viaje desde la aurora hasta el crepúsculo. En lo material y en lo anímico. El arquitecto José Miguel León hablaba hace poco en su blog (laciudadvisitada.blogspot.com) de las ‘casas del alma’. La que fuera primera representación escultórica, podría decirse, de una vivienda; como realizada en un impresora ‘3-D’ de barro o de arcilla, ingeniada hace milenios por las culturas egipcia y mesopotámica. Una maqueta a escala, con todas sus dependencias y caracteres, de una residencia para la eternidad: esa noche a la que conviene mudarse con la hacienda y los bienes tasados y suficientemente descritos. Sin duda, el confinamiento ha agudizado esa percepción anímica de la casa y del tiempo, inmersos como hemos estado en la tarea, única en muchos sentidos, de llegar al final del día. Para reamanecer al siguiente. Yo les animo a que este verano amplíen el arco de la experiencia que supone ligar el tiempo de la existencia de los seres y de las cosas al de la luz –su curso, su vibración, su histórico– llegándose hasta la calle Lavadero en Viniegra de Abajo e internándose en las estancias de la Casa Bernáldez, el espacio que Viniegra Asociación de Cultura y Arte (VACA) ha elegido como razón de su iniciativa y fin. Una razón múltiple: social, arquitectónica, familiar estética, vital. Pablo Bernáldez lo explica mejor cuando recibe al visitante en su zaguán, acceso a un hueco en el que respiran y laten ciento cincuenta años de resistencia. Y preámbulo del extraordinario y delicadísimo retablo que Pachi Gestal ha distribuido en sus interiores con el título de Las horas de luz. No se trata de una exposición al uso. Sino de un viaje, literal, que el visitante habrá de verificar. De una emoción. Tras otra. De un teatro de la memoria filtrado por la luz del día: la que tengas el día en que la visites. Y si la revisitas con otra hora de luz, el viaje será muy otro. Ninguna es mejor: la casa se muestra distinta. Pachi, trabajando a favor de la originalidad del lugar, no altera ni un solo fotón de los que flotan en el ambiente, limitándose –ésa es la cualidad de lo artístico, dar con el limite y obrar en su canto– a evocar las labores y mesteres, tan domésticos como universales, que sustentaron la Casa Bernáldez. Su último uso –quién podía imaginarlo hace un siglo y medio, que gran triunfo, por tanto– es poético. Sin subrayados, ni nostalgia ni tópicos, sino con transversalidad artística, libertad plástica absoluta en incluso un punto de ironía y humor; con una mirada, en fin, la de Pachi, propia del espectador que a través del arte contemporáneo ha concluido en el aprecio de los materiales básicos, del valor de su pobreza y humildad: el la piedra, la madera, la tierra, en sus mil formas caprichosas –que el artista atesora y reubica–, bien naturales o artesanales. Cada comedor, cada cuadra, cada troje, cada habitáculo principal o de servicio resulta una escena. Y una idea. Sobre la planta baja de la gran casa del pasado. Del que nos separan horas de luz. Y Pachi ‘amuebla’ con lo mínimo; lo que consigue que cada una de sus intervenciones, discretas, pegadas a la pie del contenedor, logre, en cambio, una extraordinaria expansión sensorial, anímica. Y lo hace como una extensión de lo que él denomina ‘ropa vieja’, tendida en el otoño pasado en otro espacio latente, la ermita de Lomos de Orio. Objetos encontrados –algunos en la propia Casa– o manufacturados. Preciosos en su singularidad y mecanismo. Cuya colocación no pretende llenar un vacío, desvirtuándolo, sino hacerse acreedor de él. Las horas de luz, en Casa Bernáldez, es de las excursiones más provechosas para el alma que pueden hacer estos días.

Temas

Espacio de opinión en el que se aúnan las artes escénicas, el panorama político, el cine, la radio, y la televisión. Además de la cultura en general y la vida en particular. Su autor es Bernardo Sánchez Salas, escritor, doctor en filología hispánica y guionista.

Sobre el autor

Bernardo Sánchez Salas (Logroño, 1961) Escritor, Doctor en Filología Hispánica, guionista de cine y televisión y autor teatral: Premio Max en 2001 por la adaptación escénica de la película El verdugo y adaptador, también, de obras de Arthur Miller (El precio, nominado en 2003 al Max a la mejor adaptación), Tirso de Molina (La celosa de sí misma), Antonio de Solís y Rivadeneyra (Un bobo hace ciento) –ambas para la Compañía Nacional de Teatro Clásico-, Aristófanes (La asamblea de las mujeres), Edgar Neville (El baile), Howard Carter Beane (Como abejas atrapadas en la miel), Jeff Baron (Visitando al señor Green, nominado en 2007 al Max a la mejor adaptación) o Rafael Azcona (El pisito). Sus trabajos teatrales –realizados para unidades de producción públicas y privadas- han sido dirigidas por Luis Olmos, Jorge Eines, Tamzin Townsend, Juan Echanove, Sergio Renán, Esteve Ferrer, o Juan Carlos Pérez de La Fuente. Es también autor de textos teatrales originales como Donde cubre y La sonrisa del monstruo (dirigidos por Laura Ortega para la RESAD), El sillón de Sagasta (dirigido por Ricardo Romanos) y La vida inmóvil (dirigida por Frederic Roda). Ha publicado estudios sobre el dramaturgo del siglo XIX Bretón de los Herreros y editado algunas de sus obras; fue corresponsal de la revista El público. Autor del conjunto de relatos Sombras Saavedra (2001), publicado por José Luis Borau en “El Imán” y de monografías individuales y/o colectivas sobre Rafael Azcona, Bigas Luna, Luchino Visconti, Viçenc Lluch, José Luis Borau, Eduardo Ducay, Antonio Mingote, Pedro Olea, el Documental Español, la Literatura y el Cine en España o El Quijote y el Cine.


junio 2020
MTWTFSS
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930