Blogs

Javier Tourón

Talento, educación, tecnología

9 estrategias para hacer el aprendizaje visible en tu aula

 

Ha hablado alguna otra vez del aprendizaje visible en el blog, y sobre el monumental trabajo desarrollado por John Hattie, basándose en la técnica del metaanálisis. Puedes ver, por ejemplo, esta entrada. Quiero ahora utilizar la traducción de un artículo de Kimberly Moran de ‘We Are Teachers’ que me ha parecido de interés. (Los énfasis del texto, como casi siempre, son míos).

“Aprendizaje visible” es un concepto innovador acuñado por el investigador en educación John Hattie. Establece que el aprendizaje debe ser visto y obvio, no asumido. Frey y Fisher lo explican usando la altura como ejemplo. Cuando se establece un cambio o una diferencia, no es suficiente ver la diferencia en altura entre una persona que mide 1,50 m. y otra que mide 1,53 m. En cambio, una diferencia visible más obvia, como entre una persona que mide 1,68 m. y una que mide 1,83 m., es una mejor evidencia de la diferencia de altura. Es emocionante pensar que con algunos apoyos y el uso intencional de estrategias y evaluaciones específicas, podrás identificar exactamente qué parte del proceso de enseñanza funcionó, y hacer que el aprendizaje de los alumnos sea visible.

Para lograr que esto suceda en tu clase, “los estudiantes [y los adultos] deben saber qué están aprendiendopor qué lo están aprendiendocómo sabrán que lo han aprendido y qué significa haber aprendido“. Para lograr esto, los maestros utilizan las objetivos de aprendizaje y los criterios de éxito a diario. Las intenciones [objetivos] de aprendizaje y los criterios de éxito contribuyen significativamente a la claridad de los maestros, lo que, según la investigación de Hattie, puede duplicar o triplicar el aprendizaje de los estudiantes. Otra parte crítica del aumento del aprendizaje de los estudiantes es prestar atención a las tres fases del aprendizaje: superficial, profundo y transferencia. Hemos hecho el trabajo pesado por ti y te hemos dado nueve consejos para hacer que el aprendizaje sea más visible en tu aula:

Aprendizaje superficial

Esto es aprender para reproducir el mismo producto, como las tablas de multiplicar. Este tipo de aprendizaje tiene una mala reputación, pero es una necesidad. No podemos pedir a los estudiantes que utilicen información o conocimientos que aún no han aprendido. Aquí hay tres formas de construir andamios y desarrollar el aprendizaje superficial:

1. Usar el conocimiento previo para mejorar el aprendizaje

El conocimiento previo puede ayudar al estudiante en su aprendizaje, en lugar de crear una barrera. Sin embargo, ten cuidado, solo porque un estudiante ya sabe algo, no significa que lo sepa correctamente. Puede usar las guías de anticipación para ayudar a corregir esos conceptos erróneos antes de pedirles a los estudiantes que desarrollen ese conocimiento. No es una trampa hacer que los niños se conecten con lo que está por aprender, es una enseñanza inteligente.

2. Incorporar técnicas de adquisición de vocabulario

Aprender palabras requiere algo más que la simple exposición a la palabra. Existen varias técnicas eficaces para enseñar palabras de vocabulario que ayuden a los niños a resolver problemas por sí mismos.

  • Mnemónicos: usando ayudas de memoria
  • Tarjetas de palabras: dividir una tarjeta en cuatro secciones que incluyen: palabra, definición, opuesto, ilustración
  • Modele la resolución de palabras: piense en voz alta acerca de cómo resuelve las palabras para que los estudiantes puedan ver cómo piensan en acción
  • Clases de palabras y conceptos: dé a los niños la oportunidad de ordenar las palabras y clasificarlas por su cuenta.

3. Poner la comprensión lectora en contexto

Enseñar a los niños a comprender lo que leen requiere que uses una combinación de actividades y materiales. Todo lo que hace un maestro está diseñado para ayudar al estudiante a desarrollar la capacidad de organizar y analizar información. ¡Eso es lo que lo hace un trabajo tan difícil! Es importante ayudar a los niños a agregar contexto a lo que están leyendo mientras leen. Enseñarles diferentes estrategias como breves resúmenes, notas de Cornell y anotaciones puede ayudarles a descubrir qué funciona mejor para su comprensión.

Aprendizaje profundo

Esto es aprender para entender. Los “aprendices profundos”, según Frey y Fisher, “buscan interactuar con el contenido y las ideas, y vinculan activamente los conceptos y el conocimiento a través del contenido”. Cuando los maestros activan el aprendizaje superficial, pero esperan un pensamiento profundo, los alumnos responden. Aquí hay tres herramientas de enseñanza para el aprendizaje profundo:

4. Mapas conceptuales

Los mapas conceptuales y los organizadores gráficos apoyan a los estudiantes para que puedan organizar su información y pensamiento. Es este paso intermedio el que apoya la escritura extendida y la discusión de ideas. Usar mapas para guiar a tus estudiantes en la forma en que deseas que empiecen a pensar, puede ayudar a acelerar el tiempo que lleva llegar hasta allí. Esto puede ser útil en clase cuando necesitas moverlos más allá del aprendizaje superficial y llevarlos hasta el aprendizaje profundo. Popplet es una herramienta en línea que puedes usar para hacer que la elaboración de mapas de conceptos sea fácil y atractiva.

5. Discusión y cuestionamiento

Tanto la discusión como el cuestionamiento en el aula crean un lugar para fomentar el aprendizaje profundo. Cuanto más lucha un estudiante por la comprensión, mayor es el valor de hacer preguntas y hablar sobre el pensamiento. Asegúrate de concentrarte en las preguntas de discusión que requieren un pensamiento profundo, en lugar de aquellas que esperan respuestas superficiales. “¿Puedes decirnos más sobre eso?” Permite que los estudiantes entiendan qué esperas que muestren como evidencia que respalde su pensamiento.

6. Estrategias metacognitivas

La metacognición en la alfabetización consiste en:

  • Información sobre cómo aprendemos
  • Entendiendo lo que tenemos que hacer para completar una tarea.
  • Un sistema para monitorear nuestro propio aprendizaje.

Es la forma en la que nos vemos a nosotros mismos aprender. Puedes ayudar a tus estudiantes a aprender esta increíble habilidad enseñándoles a hacer las preguntas correctas. Una actividad auténtica que puedes usar en este momento para involucrar a los niños en el por qué esta habilidad es importante, es probar una herramienta de evaluación de sitios web. Esta herramienta les ayudará a realizar un seguimiento de cómo piensan mientras navegan por diferentes sitios web.

Transferencia de aprendizaje

Este tipo de aprendizaje mueve a los estudiantes a ser dueños de su aprendizaje y aplicar ese conocimiento a diferentes situaciones. De esta manera, los estudiantes están motivados por sus propias curiosidades. Puedes saber cuándo un estudiante ha transferido conocimiento cuando escuchas ese momento del ¡aha!. Ese momento en que un niño dice: “Oye, ¡es como cuando ese personaje diferente en otro libro hizo esto!”. Esos momentos de reconocer similitudes y diferencias entre los sujetos y la literatura hacen que los maestros estén muy orgullosos. Estoy en lo cierto? Para eso vivimos. Esa es la razón por la que es tan importante involucrar a los estudiantes en los tres tipos de aprendizaje. Aquí hay tres ejemplos de aprendizaje por transferencia:

7. Leer a través de documentos

Usando esta estrategia, que encontrarás en muchos de los productos de pruebas estandarizadas más recientes [PISA, por ejemplo], los estudiantes leen varios documentos diferentes y luego sintetizan la información. Esta actividad, bastante difícil, requiere los tres tipos de aprendizaje: superficial, profundo y de transferencia. Si los estudiantes no practican esta habilidad a menudo, no lo harán bien cuando se les requiera que lo hagan de manera independiente. No se produce de forma natural, sino que debe enseñarse y experimentarse explícitamente. Cuando los maestros les dan a los estudiantes comentarios apropiados e inmediatos durante este proceso, los estudiantes pueden tener bastante éxito en su dominio del mismo.

8. La enseñanza de la resolución de problemas

Los maestros han estado usando una versión del aprendizaje basado en problemas desde siempre. Sin embargo, muchos no lo están usando correctamente. Haz este tweak y podrías ser bastante efectivo. En lugar de darles un problema e invitar a los alumnos a resolverlo, puedes compartir con ellos información conflictiva. Luego, pide a los grupos que identifiquen cuál creen que es el problema y cómo resolverlo mejor, apoyando sus razones con evidencia. Aquí hay un ejemplo: ¿Debemos proteger a los inmigrantes indocumentados en los Estados Unidos? Al hacer esta pregunta no estás definiendo el problema. A continuación, busca algunos artículos conflictivos que muestren cómo los inmigrantes indocumentados ocupan los empleos de los ciudadanos de los Estados Unidos y otros sobre cómo los inmigrantes pueden fortalecer una economía. Luego, comparte un método de resolución de problemas como el de Woods. Pídeles que trabajen juntos a través de los pasos para identificar la declaración del problema y luego trabajen para resolverlo. Tendrán que moverse con flexibilidad entre la superficie, la profundidad y la transferencia de aprendizaje para lograr esto. No es una tarea fácil, pero es posible si la hacen todos juntos.

9. Escritura extendida

Asignar actividades de escritura que amplíen el aprendizaje puede ser una manera gratificante de hacer que los estudiantes se muevan hacia el aprendizaje de transferencia. El componente crítico que hace exitosas estas actividades extendidas es que involucran el uso del conocimiento, el pensamiento profundo y la transferencia de información a través de disciplinas diversas. Podrás observar e identificar qué tipo de aprendizaje está utilizando un estudiante en cualquier etapa del proceso. Tus intervenciones pueden usarse para señalar lo que están haciendo y ayudarlos a establecer metas para avanzar hacia un tipo diferente de aprendizaje.

Si bien es bueno saber que a los estudiantes les gustó una actividad o una lección, o que pensaron que les fue bien, el gusto no es suficiente. También debes saber qué impacto tuvo la lección en el aprendizaje, y ese impacto debería ser visible. Comienza con lecciones que tengan una intención clara y asegúrate de que los alumnos sepan lo que deben lograr y cómo. Dáles retroalimentación muy pronto, después de que un proyecto o lección esté completa, para que puedan usar lo que aprendieron para mejorar su aprendizaje en el futuro. Este es el trabajo más duro que existe, pero también el más gratificante”.

Resumo lo dicho en la siguiente tabla. Espero que la lectura os resulte inspiradora.

Más información en www.javiertouron.es

Temas

Talento, educación, tecnología con Javier Tourón

Sobre el autor

Vicerrector de Innovación y Desarrollo Educativo en la Universidad Internacional de La Rioja (UNIR), es Catedrático de Métodos de Investigación y Diagnóstico en Educación. Doctor en Ciencias de la Educación y Ciencias Biológicas. Convencido de que 'El talento que no se cultiva se pierde' ha dedicado gran parte de su carrera académica e investigadora a los alumnos de alta capacidad intelectual, su identificación y promoción educativa; encontrando en la correcta utilización de las nuevas tecnologías y la innovación educativa caminos para lograr sistemas educativos excelentes capaces de promover y alentar el talento y las capacidades de todos los alumnos.   MÁS SOBRE EL AUTOR


marzo 2019
MTWTFSS
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031