La Rioja

img
La llegada a Japón: Descubriendo Tokyo bajo un tifón
img
Inés Martínez | 02-09-2014 | 19:53

Nuestras primeras horas en Japón no fueron sencillas. Llegamos Tokyo tras 18 horas de vuelo, con escala en Frankfurt y sin haber dormido ni un rato, ya que el horario no era el mejor. (Recordaré para próximos viajes evitar llegar al destino y que allí sean las 8 de la mañana pero para tu cuerpo sean las 12 de la noche). Lo primero que hicimos en el propio aeropuerto fue buscar una oficina de cambio de moneda y una máquina en la que vendieran la tarjeta Pasmo, que sirve para coger cualquier tren o metro en la ciudad y que cargas con la cantidad que quieras (da igual que te pases, el último día te devuelven lo que te ha sobrado).

Papeleo para el cambio de moneda en Japón

Papeleo para el cambio de moneda

En cuanto nos aclaramos con la máquina y encontramos de dónde salía el Narita Expres, que une el aeropuerto con la ciudad, llegamos al barrio en el que estábamos alojados y nos sorprendió que estaba jarreando y hacía mucho frío cuando las previsiones decían que tendríamos sol. Horas después descubrimos que era un tifón y que si hubiéramos llegado más tarde no hubiéramos podido ni aterrizar.

Plano del metro de Tokyo y tarjeta Pasmo

Nos empreñamos en buscar el hotel por nuestra cuenta, algo que nos llevó un buen rato ya que en Tokyo la mayoría de las calles no tienen nombre ni los edificios números, así que nos desviamos bastante y tuvimos que volver hacia atrás. Todo, con un tifón encima y sin dormir. Así que la llegada al hotel y la ducha fueron como ver el paraíso.
Nuestro alojamiento estaba en Asakusa, a 5 minutos de una estación de metro y tren y muy cerca de los puntos de interés principales de la ciudad. En realidad, a no ser que te vayas a las afueras, cualquiera de los principales barrios de Tokyo son un centro turístico y están muy bien conectados, así que estarás bien situado elijas cual elijas.
El objetivo era aguantar el sueño hasta no poder más y aprovechar el día al máximo, pero aunque el sueño no nos hubiera vencido, las condiciones climatológicas nos nos permitieron más que dar una vuelta por nuestro barrio y ver el templo Sensoji, y de aquella manera, ya que llovía en todas las direcciones y con mucha fuerza (menos mal que tuvimos tiempo de volver otro día).

Templo Shenshoji

Volvimos al hotel y dormimos confiando en que se cumpliera el pronóstico, que decía que el tifón iba a pasar por Tokio a lo largo de la noche pero que al día siguiente iba a estar despejado. En la televisión no veíamos mas que imágenes de aeropuertos cerrados, zonas rurales destrozadas, carreteras cortadas…

Nosotros tanto como se ve en este vídeo no vimos…



Pero sí que el ambiente era este



Nos despertamos por la noche varias veces pensando que se caía el cielo ¡Qué manera de llover! Pero al día siguiente…
Post anterior: Qué ver en Japón: ruta de viaje
Siguiente post: Qué ver, barrios y visitas imprescindibles en Tokyo: El Palacio Imperial y Akihabara

Sobre el autor Inés Martínez
Periodista de larioja.com. Loca por los viajes. Cualquier destino del mapa me parece perfecto. En este blog podrás leer consejos para viajar, cómo preparar un viaje por tu cuenta, destinos que merecen la pena, hoteles, vuelos, rutas, mapas, propuestas... También tengo otro blog sobre redes sociales: 'Twitterlandia'.