#!/bin/php Blog de viajes | La vida en el aire | Consejos para viajar, cómo preparar un viaje por tu cuenta, destinos que merecen la pena, hoteles, vuelos, rutas, mapas, propuestas...
Skip to content

Excursiones recomendables para hacer cerca de Tokyo: Nikko

2014 abril 13
por inesalfaro

Nikko, al norte de Tokyo, fue nuestro destino elegido para estrenar el Rail Pass. Si coges el Sinkansen (tren bala) que solo para en Utsunomiya tardas poco más de una hora, si no, hora y media. Sin duda es una de las excursiones imprescindibles para hacer si estás alojado en Tokyo, ya que se trata una de las principales atracciones de Japón.

Sinkansen

Trenes en Japón


En la estación de Nikko hay una oficina de información en la que (con un inglés justito) te explican todo lo que hay que ver, que no es poco. Hay autobuses que unen algunos de los principales puntos de interés por 190 yenes pero si te sientes con fuerzas para caminar mucho, merece relamente la pena hacer los recorridos andando para disfrutar al máximo del paisaje natural, los templos rodeados de musgo, las vistas, el río, los faroles de piedra, los santuarios misteriosos…
El puente rojo sagrado o Shin-Kyo recibe al visitante antes de acceder a la zona de templos

Shin-Kyo, puente rojo. Nikko

Nikko

Siguiendo el mapa, es imposible perderse los templos más impresionantes de esta localidad, como Rinno-Ji, Tosho-Gu, FutarasanJinja, Taiyuin-Byo… En éste último descansa el nieto de Ieyasu y la subida es bastante larga y elevada, pero la hacen incluso los niños de las gorras amarillas, así que es soportable.

Nikko

Nikko

Nikko

Nikko

Nikko

Nikko

Nikko

Nikko

Nikko

Nikko

Si vas los fines de semana es probable que te encuentres demasiada gente, ya que es uno de los lugares más visitados de Japón, pero si vas entre semana, seguramente te pasearás junto montones de excursiones de colegios. Todos con sus gorritos amarillos:

Nikko

Nikko

Nikko


Para terminar el día visitamos una de las cosas que habíamos dejado para el final y que fue el contraste perfecto tras un día entre templos y naturaleza: El Sky Tree, la torre más alta del mundo (sin considerar edificios). Es la estructura artificial más alta en Japón desde 2010, con una altura de 634 metros. Es caro pero impresionante, y arriba puedes pasar todo el tiempo que te apetezca. De hecho, dan ganas de estar horas y horas. Lo mejor es ir un buen rato antes de que anochezca, ya que suele haber bastante cola, y así ver atardecer desde arriba. También se pueden comprar las entradas por anticipado.

Sky Tree

Vistas hacia arriba en el ascensor del Sky Tree

Vistas hacia arriba en el ascensor del Sky Tree



Sky Tree

Sky Tree

Sky Tree

Sky Tree

Aunque fue un palizón de día, es una gozada poder disfrutar de un lugar tradicional y con historia como Nikko y en el mismo día alucinar con la inmensidad de la ciudad de Tokyo vista desde una altura de 634 metros. Una despedida perfecta de Tokyo.

Entrada anterior: Excursiones recomendables para hacer cerca de Tokyo: Kamakura y Yokohama

Excursiones recomendables para hacer cerca de Tokyo: Kamakura y Yokohama

2014 marzo 23

Tokyo no es sólo Tokyo. Es decir, que una semana en la ciudad puede servir para aprovechar al máximo cada rincón de ésta, pero siempre hay tiempo para visitar ciudades que, gracias a la fantástica red de trenes japonesa, quedan muy cerca y merece la pena ver.
Una de las excursiones que nosotros hicimos fue a Kamakura y Yokohama. Madrugando un poco y en un sólo día, puedes ver estas dos maravillas.
Kamakura fue la capital de Japón y está llena de templos budistas y santuarios sintoístas. Hay que prepararse para andar bastante (y cuesta arriba), pero el esfuerzo merece la pena. En la estación puedes coger un mapa con los principales templos de la localidad que viene muy bien para no perderse nada.

El templo Hase-Dera es uno de los más visitados de la región e impresiona por su vegetación y por estar repleto de pequeñas estatuas, entre otras muchas cosas.

Templo Hase-Dera, Kamakura

Templo Hase-Dera

Hase-Dera

Templos de Kamakura

Hase-Dera en Kamakura

Templo Hase-Dera, Kamakura

Templo Hase-Dera, Kamakura

Templo Hase-Dera, Kamakura
Pero el punto de interés más conocido de Kamakura es el Daibutsu, situado en el templo Kotoku-in. Se trata de la segunda mayor imagen de Buda de todo Japón y aunque el templo no tiene mucho que ver, la enorme imagen es impresionante.

Templos de Kamakura

Templos de Kamakura

Templos de Kamakura
Hay muchos grandes templos más que visitar, como Kencho-ji o Tsurugaoka Hachiman-gu.

Kencho-ji

Tsurugaoka Hachimangu

Pero en Kamakura no solo hay grandes templos repletos de turistas. Un paseo por la ciudad te permite descubrir pequeños y escondidos templos que subsisten gracias a las ofrendas y cuidados de sus fieles:

Templos de Kamakura

Templos de Kamakura

Y si además tienes la suerte de encontrarte con una boda japonesa… ¡La mañana puede ser perfecta!

Invitadas a una boda japonesa

Boda japonesa

Boda japonesa

 

 

 


Antes de que anocheciera cogimos el tren para ir hacia Yokohama, separada por solo unos kilómetros de Kamakura (20 minutos en tren) pero diferente como si estuviera en otro país. Es una ciudad moderna y cosmopolita que ofrece cosas como un barrio de islas artificiales, la torre Landmark o un parque de atracciones con una de las norias más altas del mundo y que puede ser el complemento ideal tras una jornada en Kamakura, o una escapada nocturna desde Tokyo

Yokohama

Yokohama

Post anterior: La lonja de pescado de Tsukiji

Siguiente post: Excursiones de un día desde Tokyo: Nikko

Qué ver, visitas y barrios imprescindibles en Tokyo: La lonja de pescado de Tsukiji

2014 marzo 9

La lonja de pescado de Tsukiji es otra de las visitas que no se puede perder el visitante en Tokyo. Puede sonar desagradable meterse a las 8 de la mañana en el mercado de pescado más grande del mundo, pero realmente merece la pena, y no es para tanto. Nuestra idea era haber ido el primer día (aprovechando el jet lag) a la subasta de atún que se celebra de madrugada, pero el tifón nos fastidió el plan, así que nos quedamos sin verla, pero el mercado merece igualmente la pena.

Lonja de pescado de Tsukiji

Lonja de pescado de Tsukiji

Si es posible, lo ideal es ver las dos cosas, pero hay que tener en cuenta que la subasta se celebra a las 5 ó 6 de la madrugada y hay que estar allí un par de horas antes para coger sitio ya que la entrada es reducida, lo que significa que puede que te pegues el madrugón y no la veas. Pero todo el que la ha visto dice que merece la pena.
Nosotros nos conformamos con el mercado, que no es poco. Hay que madrugar mucho ya que si llegas más tarde de las 9 es probable que no veas ni un pez, llevar calzado que no te importe que se manche, tener mucho cuidado con los carros motorizados y, por supuesto, no tocar el género. Es un mercado serio, no una atracción turística.

Lonja de pescado de Tsukiji

Lonja de pescado de Tsukiji

Lonja de pescado de Tsukiji

Por la tarde noche nos acercamos dando un buen paseo hasta el río Sumida para ver la uno de los edificios más singulares y característicos de Tokyo es, el Asahi Beer Hall, especialmente conocido por la escultura que lo corona. Su nombre oficial es Flamme D’or, o llama dorada. Pero que no intenten engañarnos, esa cosa no es una llama.

Flamme D'or

En efecto. Se trata de una enorme mierda dorada, o como los japoneses la llaman kin no unko.
De allí, ya que estábamos en Asakusa, aprovechamos para volver a ver Kaminarimon y Sensō-ji, que habíamos visto el primer día paro bajo el tifón.

Se llega atravesando un montón de luminosos puestecillos en los que principalmente venden comida y souvenirs.

Kaminari-mon
Kaminari-mon

Senso-ji

Senso-ji

Senso-ji

Lo mejor es pasear sin prisa, pararse en los puestos, mirar a los ojos a los dioses que flanquean la puerta o dejar del humo del caldero que hay junto a la entrada del templo de conceda salud hasta que toda la gente haya desaparecido.

Senso-ji

Senso-ji

Post anterior: Shibuya

Qué ver, visitas y barrios imprescindibles en Tokyo: Shibuya

2014 febrero 23
por -

Shibuya es uno de los barrios más representativos e imprescindibles de Tokyo. Sus grandes centros comerciales y las innumerables tiendas de moda hacen que Shibuya compita con Harajuku como el barrio más fashion de la ciudad. Merece la pena ir varios días a diferentes horas, ya que cambia mucho si vas entre semana o en sábado o domingo, cuando los jóvenes se ponen sus modelos más estrafalarios y los lucen paseando entre las incontables tiendas y cruzando uno de los lugares más conocidos de la ciudad (y del mundo): El paso de Shibuya. La intersección se compone de cinco pasos de peatones sincronizados, lo que significa que cada vez que se abren los semáforos una marea humana invade el asfalto convirtiendo al lugar en el cruce más transitado del mundo (Pincha en los vídeos más abajo).

Cruce de Shibuya

Shibuya, Tokyo

Paso de Shibuya

VÍDEO desde el cruce

 

 

 



No se trata sólo de ver pasar miles de personas, sino de observar cómo les gusta expresarse y llamar la atención a través de la ropa

Chicas en Shibuya

Foto de Tokyo Street Fashion

Foto de Tokyo Street Fashion

Una buena forma de disfrutar del paso es subir al Starbucks. Una parada-café para coger fuerzas puede durar horas, ya que ver pasar miles de personas por esos cuatro pasos de cebra puede llegar a ser hipnótico.

VÍDEO desde el Starbucks

 

 

 



Y si quieres ir de compras, sin duda este es el lugar: Desde grandes firmas como Chanel, Dior, Prada…, pasando por Zaras o Bershkas de 7 plantas, hasta pequeños comercios con productos indescriptibles.

Compras en Shibuya

Una buena idea al atardecer volver hacia Shinyuku y subir al mirador del Edificio Tokyo Metropolitano. No es el Skytree, pero las vistas son impresionantes… y es gratis.

Vistas de Shibuya

Luego, regresar a cenar a Shibuya, y seguir paseando con un helado y dejarte impresionar por los modelazos de los tokiotas. A los japoneses les encantan los dulces, así que en cada esquina tienes tiendas de bollos, pasteles, chucherías y… de helados.

Helado en Shibuya

Entrada anterior: El barrio de Ueno
Siguiente entrada: La lonja de pescado de Tsukiji

Qué ver, barrios y visitas imprescindibles en Tokyo: Ueno

2014 enero 19

El segundo día lo dividimos entre la zona de Ueno, el impresionante Museo Nacional de Tokyo, el parque Ueno-Koen, Shinjuku y uno de los lugares más especiales y representativos de la ciudad: Shibuya
Aunque no te gusten mucho los museos (Éste es una pasada), merece la pena ver la zona en la que está enclavado el Museo Nacional. Es muy tranquila y hay un buen paseo desde el museo hasta el parque Ueno-Koen, parando en los diferentes templos o comiendo un helado mientras das una caminata. Si vas en primavera, este lugar es el más famoso de Tokyo para ver la floración.

El Museo de Nacional Tokyo es el más grande de Japón y alberga la mayor colección de arte japonés del mundo.

Museo de Tokyo

Museo de Tokyo

Una de las cosas que hay que tener en cuenta cuando viajas a Japón es que lo mejor es no ir con prisas, ya que siempre hay que sacar tiempo para sentarse en una terraza y ver a la gente pasar. Terrazas al sol, templos sencillos, pagodas de cinco pisos, árboles y jardines y puestos de helados a cada paso son las principales cosas que te encuentras en el parque Ueno.

Estudiantes japonesas

Paseos por Tokyo

Templos de Tokyo

Templos en el parque Ueno, Tokyo

Parque Ueno-Koen

De allí nos acercamos a Shinjuku y lo más especial del día lo reservamos para la tarde-noche: Shibuya… ¡En el siguiente post!
Post anterior: El Palacio Imperial y Akihabara
Siguiente post: El hipnótico paso de Shibuya

Qué ver, barrios y visitas imprescindibles en Tokyo: El Palacio Imperial y Akihabara

2013 diciembre 23
por inesalfaro

Para ver Tokyo necesitas por lo menos una semana. Lo mejor es hacerte con un buen mapa de la ciudad y dividirlo por zonas según dónde estés situado. Algo que hay que tener muy en cuenta es que casi todo lo visitable está cerrado a las 17.00, así que conviene madrugar y además dejar para última hora aquellas cosas que no requieran ser vistas por dentro. Por lo tanto, si se quiere aprovechar bien cada jornada, es recomendable dedicar muchas horas antes del viaje a planificar bien cada día. Además, existen numerosas excursiones de un día en las cercanías de Tokyo que no te puedes perder y que son muy cómodas de realizar en tren (Nikko, Kamakura, Yokohama…).
Nuestro primer día (olvidando el del tifón), lo dedicamos a ver la zona centro.
Empezamos por el Palacio Imperial, que como es la residencia del emperador, está cerrado al público (excepto dos días al año), pero se pueden visitar los enormes y cuidadísimos jardines y disfrutar de la tranquilidad que se percibe en la zona, con paseantes y deportistas.

Palacio Imperial de Tokyo

Palacio Imperial de Tokyo


Una de las cosas que más me sorprendió de la zona fue la paz que había, a pesar de ser pleno centro y estar rodeados de rascacielos. Con los días descubrimos que ese es el estado habitual de la ciudad.

Jardines y rascacielos junto al Palacio Imperial de Tokyo

Jardines y rascacielos junto al Palacio Imperial de Tokyo



Jardines y rascacielos junto al Palacio Imperial de Tokyo

Jardines y rascacielos junto al Palacio Imperial de Tokyo


Dimos un largo y relajado paseo por los jardines y luego nos metimos en la zona de rascacielos en busca del Foro Internacional de Tokyo, un extraordinario edificio cuyas impresionantes cristletas parecen un gran barco transparente en mitad de la ciudad.

Foro internacional de Tokyo

Foro internacional de Tokyo



Cogimos el metro y nos desplazamos hasta Akihabara, el barrio de la electrónica. Fue como cambiar de ciudad. Esta zona comenzó siendo un mercado negro de piezas de radio tras la Segunda Guerra Mundial y ahora es famosa por sus gangas en todo tipo de aparatos electrónicos y por ser el lugar de reunión de los amantes del anime y el manga. Lo mejor es dar vueltas y entrar en cualquiera de los locales a curiosear entre películas, libros, aparatos…

Akihabara

Akihabara

Akihabara

Las chicas de Akihabara te invitan a pasar a sus cafeterías

Las chicas de Akihabara te invitan a pasar a sus cafeterías



Akihabara

Akihabara

Akihabara

Y si te has dejado el cargador del móvil o el adaptador para el enchufe, tranquilo. Aquí lo encuentras seguro

Barrio de la electrónica enTokyo

El barrio está plagado de tiendas de maquinitas de cinco plantas en las que puedes encontrar desde lo más antiguo a lo último en videojuegos, incluso algunos que no se han ni estrenado. ¡Es divertidísimo!

Akihabara

¿Una partidita?

Un jugador de Akihabara

Entrada anterior: La llegada a Japón: Descubriendo Tokyo bajo un tifón
Siguiente entrada: El barrio de Ueno

La llegada a Japón: Descubriendo Tokyo bajo un tifón

2013 diciembre 16
por inesalfaro

Nuestras primeras horas en Japón no fueron sencillas. Llegamos Tokyo tras 18 horas de vuelo, con escala en Frankfurt y sin haber dormido ni un rato, ya que el horario no era el mejor. (Recordaré para próximos viajes evitar llegar al destino y que allí sean las 8 de la mañana pero para tu cuerpo sean las 12 de la noche). Lo primero que hicimos en el propio aeropuerto fue buscar una oficina de cambio de moneda y una máquina en la que vendieran la tarjeta Pasmo, que sirve para coger cualquier tren o metro en la ciudad y que cargas con la cantidad que quieras (da igual que te pases, el último día te devuelven lo que te ha sobrado).

Papeleo para el cambio de moneda en Japón

Papeleo para el cambio de moneda

En cuanto nos aclaramos con la máquina y encontramos de dónde salía el Narita Expres, que une el aeropuerto con la ciudad, llegamos al barrio en el que estábamos alojados y nos sorprendió que estaba jarreando y hacía mucho frío cuando las previsiones decían que tendríamos sol. Horas después descubrimos que era un tifón y que si hubiéramos llegado más tarde no hubiéramos podido ni aterrizar.

Plano del metro de Tokyo y tarjeta Pasmo

Nos empreñamos en buscar el hotel por nuestra cuenta, algo que nos llevó un buen rato ya que en Tokyo la mayoría de las calles no tienen nombre ni los edificios números, así que nos desviamos bastante y tuvimos que volver hacia atrás. Todo, con un tifón encima y sin dormir. Así que la llegada al hotel y la ducha fueron como ver el paraíso.
Nuestro alojamiento estaba en Asakusa, a 5 minutos de una estación de metro y tren y muy cerca de los puntos de interés principales de la ciudad. En realidad, a no ser que te vayas a las afueras, cualquiera de los principales barrios de Tokyo son un centro turístico y están muy bien conectados, así que estarás bien situado elijas cual elijas.
El objetivo era aguantar el sueño hasta no poder más y aprovechar el día al máximo, pero aunque el sueño no nos hubiera vencido, las condiciones climatológicas nos nos permitieron más que dar una vuelta por nuestro barrio y ver el templo Sensoji, y de aquella manera, ya que llovía en todas las direcciones y con mucha fuerza (menos mal que tuvimos tiempo de volver otro día).

Templo Sensoji

Templo Sensoji



Volvimos al hotel y dormimos confiando en que se cumpliera el pronóstico, que decía que el tifón iba a pasar por Tokio a lo largo de la noche pero que al día siguiente iba a estar despejado. En la televisión no veíamos mas que imágenes de aeropuertos cerrados, zonas rurales destrozadas, carreteras cortadas…

Nosotros tanto como se ve en este vídeo no vimos…



Pero sí que el ambiente era este



Nos despertamos por la noche varias veces pensando que se caía el cielo ¡Qué manera de llover! Pero al día siguiente…
Post anterior: Qué ver en Japón: ruta de viaje
Siguiente post: Qué ver, barrios y visitas imprescindibles en Tokyo: El Palacio Imperial y Akihabara

Qué ver en Japón: ruta de viaje

2013 noviembre 24
por inesalfaro

Gracias a la facilidad de movimiento que ofrece la excelente red de trenes japonesa, confeccionar tu ruta de viaje para Japón es sencillo, pero hay que dedicarle tiempo a pensar cómo perder el menor tiempo posible viajando, qué preferimos ver primero, cuáles son nuestras preferencias o cómo entremezclarlas para que el viaje termine siendo una visión lo más global posible de cómo es el país. Hay infinidad de blogs de españoles que viven en Japón y conocen muy bien todos sus rincones y que pueden ser de gran ayuda. A mi me vino muy bien el Blog de Térmico, que tenía guardado en mis favoritos desde que hace años decidimos que queríamos ir a Japón.
Nosotros, que teníamos 16 días, decidimos comenzar por Tokio, para ver la parte más cosmopolita del país (con excursiones a ciudades cercanas), acercarnos a la trágica historia de la bomba atómica en Hiroshima, visitar a mitad del viaje la mágica isla de Miyajima y terminar con la parte más cultural y trascendental, Kyoto.


Ver Japón en un mapa más grande

En concreto, la ruta nuestro viaje a Japón fue:
- Madrid-Tokyo
- Tokyo
- Tokyo
- Tokyo
- Tokyo-Kamakura-Yokohama-Tokyo
- Tokyo-Nikko-Tokyo
- Tokyo
- Tokyo-Hiroshima-Miyajima-Hiroshima
- Hiroshima-Kyoto
- Kyoto
- Kyoto
- Kyoto
- Kyoto
- Kyoto-Narita
- Narita-Madrid

Si encuentras una buena oferta de vuelo a Japón, puede ser muy interesante volar a un destino, por ejemplo Tokyo, y volver desde otro, por ejemplo Kyoto.

Post anterior: Por qué ir a Japón, lo mejor del país, curiosidades, cómo preparar el viaje, qué ver…
Siguiente post: La llegada a Japón: Descubriendo Tokyo bajo un tifón

Por qué ir a Japón, lo mejor del país, curiosidades, cómo preparar el viaje, qué ver…

2013 noviembre 18
por inesalfaro

La idea de ir a Japón nos rondaba por la cabeza desde hace varios años, pero justo cuando nos decidimos, se produjeron el terromoto y el tsunami que arrasaron la zona, así que lo dejamos aparcado durante un tiempo, hasta que este año lo retomamos. Preparar el viaje supuso muchas horas de búsqueda en blogs y webs, pero como siempre que el viaje lo preparas tu solito, es la mejor forma de conseguir unas vacaciones a medida sin pagar un precio desorbitado.

Cómo preparar el viaje a Japón

Para planificar el viaje a Japón por tu cuenta hay varias cosas imprescindibles que hay que saber.

- Precio: Es un destino mucho más asequible de lo que se piensa. Lo más caro son los transportes, pero los alojamientos están al nivel de una ciudad como Madrid, la comida es más que asequible (unos 10-15 euros por cabeza para cenar, por ejemplo) y el acceso a los templos suele rondar los 4 euros.

- Qué ver: Depende de cuántos días estés. Lo ideal es ver al menos Tokyo y Kyoto, ya que entre sí son muy diferentes y es una forma de disfrutar de ‘los dos japones’. Luego, al gusto, puedes ir añadiendo ciudades como Hiroshima, Miyajima, Kamakura, Yokohama, Nara, Nikko… Muchas de ellas están pegadas a las dos ciudades principales y pueden ser visitas de un día.

- Cómo llegar: No existen vuelos directos desde España y el trayecto dura de 14 horas en adelante. Si estás atento y dedicas tiempo a la búsqueda, hay ofertas buenísimas que van desde los 500 euros i/v con compañías como Air China, Qatar o Lufthansa. Nosotros volamos con esta última y todo perfecto.

- Cómo moverse: Lo más útil y cómodo es el tren. Las principales ciudades de Japón están conectadas por una red de trenes que funcionan a un nivel que supera la perfección. Los trenes son puntualísimos, tienes marcado en el andén el lugar exacto en el que va a parar tu vagón y la velocidad de los Sinkansen (trenes bala) te permite ir de Tokio a Hiroshima (más de 800 kilómetros) en cuatro horas. El transporte no es barato, pero para los turistas existe el Rail Pass, un billete que solo se puede comprar desde fuera de Japón y que te permite coger todos los trenes que quieras durante 7, 14 o 21 días, dependiendo de qué compres. Hay que perder tiempo en calcular, según qué sitios del país vayas a visitar, cuál te compensa más. En Tokyo lo mejor es usar el tren o el metro. En Kyoto también es muy común usar el autobús, en el que se entra por detrás y se paga al salir por delante. Pero lo mejor en esta ciudad es la bici.

Plano del metro de Tokyo

Plano del metro de Tokyo

Tren bala
- Alojamientos: En la mayoría de las ciudades los hay para todos los gustos y precios, pero yo recomiendo darse un caprichazo y al menos una noche alojarse en un o ryokan una guest house tradicionales para vivir un poco más de cerca la cultura japonesa: dormir en futón, descalzarse al entrar, los olores, el silencio… Un auténtico placer.

- Comida: No. Japón no es solo sushi, también es carne de kobe, pescado a la brasa, brochetas, verduras, tempura, ensaladas de mil ingredientes… Resumiendo, puedes entrar a ciegas a cualquier restaurante sabiendo que terminarás chupándote los dedos. Eso sí, hay que ser valiente ya que la mayoría de las veces no sabes qué estas pidiendo, pues muy pocos restaurantes tienen carta en inglés (o traducen sólo una pequeña parte de la carta y del plato) y los camareros no hablan inglés. Eso sí, harán lo posible por ayudarte. Otra cosa curiosa es que no suelen servir postre, pero las calles están llenas de pastelerías y tiendas de dulces con opciones exquisitas.

Restaurante japonés

Nuestra primera cena en Tokyo ¡Qué nervios!

Restaurante japonés
- Bebida: El alcohol es caro. Una cerveza puede costarte unos 500Y (seis euros). En la mayoría de los restaurantes tienes el agua gratis y en muchos sirven té japonés también gratis. Y cuidado con el sake, que pega bastante. El café es buenísimo, aunque caro.

Cerveza japonesa

- Internet: Al contrario de lo que podríamos creer, tener red wifi en los alojamientos no es tan común como en los hoteles europeos. Suele haber en el loby del hotel. Tampoco es fácil encontrarla en los bares, cafeterías o restaurantes.

- Enchufes: Son de clavija plana, así que hay que llevar un adaptador (o comprarlo en el barrio de la electrónica).

- Los baños: La pulcritud japonesa se aprecia hasta en templos por los que pasan miles de personas en solo unas horas, siempre están impecables. Eso sí, lo de los chorritos que limpian va a gustos y debería llevar un manuel de instrucciones, no hay quien se aclare. Mejor dejarlo quietito.

Baño de un centro comercial en Tokyo

Baño de un centro comercial en Tokyo

Baño de un centro comercial en Tokyo
- Tarjetas de crédito: Aunque poco a poco va cambiando, Japón es una sociedad de pago al contado, así que antes de ir es mejor preguntar al hotel si aceptan tarjeta, por si tienes que llevar más dinero en cash del que pensabas.

- Tabaco: No sólo cada establecimiento tiene lugares perfectamente aislados para los fumadores, sino que en la calle no se puede fumar y hay lugares específicos para hacerlo en las aceras.

Cartel de prohibido fumar en Tokyo
- Tráfico: Después de llevar un par de días en Tokyo, de pronto te das cuenta de que no han visto un atasco, ni has escuchado una pitada por un adelantamiento loco. Al igual que los japoneses, el tráfico también es sosegado y ordenado. Quizás tiene que ver con que no es muy normal tener coche (ya que debes demostrar que tienes un aparcamiento en el centro) y que con lo bien que funcionan el metro y el tren no merece la pena.

- Naturaleza: Japón no es sólo ciudad. Hay bosques infinitos, templos cubiertos de musgo, playas mágicas… solo hay que buscar un poco.

Vistas desde el monte Misen, en la Isla de Miyajima

Vistas desde el monte Misen, en la Isla de Miyajima

- Y lo más importante, los japoneses: Amables, pacientes, educados, ordenados, calmados, sonrientes… No sé si podría decir algo malo de ellos. Como ejemplo, todos los transportes tienen carteles en los que se pide por favor que los móviles estén en silencio y no los utilices para no molestar a los demás: yo no escuché una llamada ni un WhatsApp en 16 días. Son muy respetuosos con las normas. Y si estás en la calle mirando un mapa y se acerca un lugareño no te asustes, no quiere engañarte ni robarte, sólo quiere ayudar.

Próximo post: Mapa de nuestra ruta de viaje

Post Anterior: Rutas de viaje: Tanzania

Rutas de viaje: Tanzania

2013 septiembre 30
por inesalfaro

Mientras preparo los post dedicados al viaje que hicimos a Tanzania en noviembre de 2011 (pole, pole), este es el reportaje que publiqué en el suplemento GPS de Diario LA RIOJA hace ya algún tiempo, por si alguien necesita ideas para una ruta por tierras tanzanas (pincha par ampliar):

Ruta por Tanzania

Ruta por Tanzania