La Rioja
img
Etiqueta: atentado
El único dolor
img
Teri Sáenz | 21-08-2017 | 14:37 |0

LOGRONO. Plaza del Mercado. La Comunidad Musulmana en La Rioja convoca un acto de paz como «dialogo interreligioso». 20 agosto 2017. Justo Rodriguez

Todos los atentados son el mismo atentado. Barcelona es París; París replica a Londres; Londres como Berlín. Un grupo de fanáticos ha rezado para matar muriendo. Llenan sus cuchillos de sangre o atropellan inocentes con un vehículo. O acuchillan y arrollan. Urbes concurridas. Lugares estratégicos. Asesinatos en masa. La muerte por sorpresa. Al principio las noticias son confusas. Un fallecido y veinte heridos. Dos fallecidos y cuarenta heridos. La cuenta exponencial a cada minuto. Bulos y certezas. Sirenas. El caos. Las televisiones interrumpen su programación. Los periódicos paran las rotativas en seco. Reporteros apostados detrás de la cinta policial con conexiones en directo. El virus de las fotografías del instante que alguien ha tomado con el móvil. Testimonios digitales. El que pasó por allí. El que iba a pasar. El que pasaba y jamás volverá a hacerlo. Un logo en recuerdo de Barcelona (¿o era Bruselas?). Solidaridad. El relato de héroes improvisados contra criminales sin escrúpulos. Turistas anónimos un día, biografías públicas al siguiente. Las mismas críticas a la prensa por esa portada, por aquella fotografía. Primeras declaraciones. Lo malo

Ver Post
Amenaza interior
img
Teri Sáenz | 27-06-2017 | 16:29 |0

DOCU_RIOJA

A cada atentado yihadista se lenvanta una voz unánime de condena. Casi no han acabado de resonar las bombas, atropellar las camiones o blandir los cuchillos y en la bandeja de entrada del correo electrónico brotan los comunicados de repulsa que son, en realidad, un solo comunicado tan contudente como obvio. En paralelo, todas las gargantas en una reclaman normalidad. Que los terroristas no se salgan con la suya y la gente continúe inalterable su vida cotidiana. Contra la barbarie, rutina. Y el mensaje cala en cuanto los informativos olvidan el ataque y los periódicos dejan de hablar de los héroes. Los turistas siguen volando a Londres, los viajes de estudios eligen París como destino, nadie se privan de comer mejillones en Bruselas. La estadística vence al miedo y se impone la confianza en que, si algo malo sucede, es improbable que uno esté ahí en el momento fatal. Demasiados miles para que la mala suerte no se fije en otros. Esto es Occidente, donde los atentados son menos y los muertos valen más que en Oriente. Sin embargo, la semilla del terror que siembran los cinturones llenos de explosivos germina mucho más cercana como quieren los terroristas. A veces en el

Ver Post
La próxima guerra
img
Teri Sáenz | 16-11-2015 | 18:34 |0

atentado
Asesinar no basta. La muerte debe ser cruel, caótica, imprevista. Porque el contexto es tan letal como el calibre de la metralla o el filo de un machete. Una capital civilizada. Un partido de fútbol en la cumbre. Un concierto masivo. Un vino caro en un barrio de moda. Podría ser cualquiera de nosotros en cualquier parte de nuestra rutina. Puntos neurálgicos de la normalidad. De occidente, claro. Lejos de allí el dolor apenas escuece. El dolor en calles de adobe, en balazos sobre nucas ajenas. Todos somos París. Como acabábamos de ser Charlie Hebdo. Como seremos el próximo objetivo yihadista no lejos de aquí y no fuimos otras masacres en Irak o Siria. Y de repente, al abrir los ojos, la guerra. Creyendo que la que lleva tanto derramando sangre era sólo un breve en las páginas del  periódico que siempre se saltan para leer solo la sección deportes o el suplemento de moda. Una guerra sin trinchera ni fronteras. Hastags y crespones negros contra kalashnikovs y fanatismo. Y un dios clamando desde el púlpito: matadlos. Y si no les arrancáis la vida antes de hacer estallar la vuestras, que no puedan dormir en paz. Que se despierten por la noche y corran al cuarto de
Ver Post
Libertad a secas
img
Teri Sáenz | 11-01-2015 | 16:32 |0

charlie hebdo

A los periodistas de provincias nos gusta el titular de que nuestro trabajo diario es una profesión de riesgo. Con ese halo porque algún gerifalte presiona (con o sin disimulo), un analfabeto te insulta anónimamente en las redes sociales o aquel sobre el que escribiste algo incómodo amenaza con darte una hostia si te encuentra por la calle digerimos con un jarabe ufano la rutina pastosa. Tanta grandilocuencia se desvanece en migajas ridículas ante la masacre del Charlie Hebdo. El ego se achanta al imaginar a los humoristas de la revista que ha sido objeto del atentado más sangriento y salvaje de las últimas décadas con sus lápices y arrobas de sátira como única defensa ante los fanáticos que les acribillaron por juzgar que ofendían a Alá. La información que uno pueda escribir aquí desde una cómoda silla giratoria se hace de pronto minúscula e irrelevante; salir de la redacción con la seguridad de que ningún intransigente espera fuera engrasando un kalashnikov adquiere un gusto inaudito. Es verdad que los asesinatos no son (solo) un ataque contra la libertad de expresión sino por alcance contra la libertad sin adjetivos. Tampoco el hecho de que la matanza se

Ver Post

Últimos Comentarios

teri 17-05-2016 | 10:06 en:
El papel de la memoria
konrad 16-05-2016 | 09:29 en:
El papel de la memoria
herce.david 18-04-2015 | 05:57 en:
UPyD al aparato
herce.david 18-04-2015 | 05:51 en:
UPyD al aparato
replicante 07-12-2014 | 20:14 en:
Otras clases de religión

Otros Blogs de Autor