La Rioja

img
Etiqueta: nadie
Señoras y señores
img
Teri Sáenz | 20-02-2017 | 12:00 |0

mato

Ana Mato no sabía nada.  Llegaba el cumpleaños de sus hijos y, como cualquier madre, se afanaba por organizar la mejor fiesta posible junto a sus compañeritos de clases con globos, payasos, chucherías y tal vez emparedados de Nocilla. Cuando sacaba un hueco entre sus intervenciones en el Congreso, la exministra se encargaba seguramente de contactar con el resto de padres. Hacía una lista de posibles invitados –esta sí, porque vais juntos a clase de pádel;este no, que es un pegón y dice palabrotas–, dibujaba por la noche las invitaciones con rotuladores de brillantina y ponía una nota al pie de las cartulinas de colores: se ruega confirmación. Del resto del evento, ni mu. Los gastos corrían a cargo de otra persona. Concretamente, del señor Sepúlveda. Sentada en el banquillo, a preguntas sobre los regalos de Correa y compañía, Mato habla de su exmarido como un intruso. Un alien tan ajeno y respetable que no merece ser llamado por su nombre sino con el título de señor. Ella se encargaba de la logística, pero las facturas las pagaba no sabe cómo aquel extraño. Que fuese entonces su marido es irrelevante. El suyo no era una hogar, sino una empresa

Ver Post
Tierra de nadie
img
Teri Sáenz | 29-09-2015 | 10:52 |0

septiembre

El final de septiembre era el principio de la semana. Un octubre con sabor a lunes. San Mateo, una falla en el terreno. Una anomalía en el calendario que regalaba la caja fuerte de La Rioja colgado todo el año en la puerta de la alacena. La verdad se presentaba a las ocho de mañana del fin de semana después del entierro de la cuba. Y en el frío instalado a traición en la cocina. Porque la estufa seguía sin prender. El butanero no había hecho tintinear las bombonas desde hacía días. Y nadie se había asomado a la ventana para gritar ‘dos para el segundo derecha’. Sólo el locutor de la radio dando el parte matinal caldeaba la única estancia que daba al sur. Y un poco los fogones, donde la leche se había derramado otra vez dejando una vaharada de nata quemada que no pasaba por la garganta ni con una galleta mojada en aquella sopa blanca. Y ella, que te tomes por lo menos un traguito niño, que luego pasas hambre. Y átate bien la chamarra, que aún hace frío. Así salías para enfrentarte al final de septiembre que era el principio de octubre, con el estómago vacío y la cazadora sin abrochar. Las aceras todavía tan desubicadas como septiembre que era

Ver Post

Últimos Comentarios

teri 17-05-2016 | 10:06 en:
El papel de la memoria
konrad 16-05-2016 | 09:29 en:
El papel de la memoria
herce.david 18-04-2015 | 05:57 en:
UPyD al aparato
herce.david 18-04-2015 | 05:51 en:
UPyD al aparato
replicante 07-12-2014 | 20:14 en:
Otras clases de religión

Otros Blogs de Autor