La Rioja
img
Categoría: FECHAS DEL CALENDARIO Y PSICOLOGÍA
Cargar pilas en verano (mis pistas)

Necesito vacaciones. Un curso éste super enriquecedor pero agotador: apuesta por la consulta en dedicación exclusiva + el libro  + cambios personales potentes… con lo tortuguilla que soy para todo además… ufff!

Así que, aunque seguiré  con pacientes y clientes hasta agosto (cuando espero tomarme 10 días de parar a cero), he decidido ir soltando desde ya otras tareas progresivamente. Y una de ellas es este blog, del que creo que me despido hasta septiembre. Estos meses seguiré escribiendo sí, pero de lo que me dé la gana y cuando me dé la gana (sin que me salte el aviso del Google Calendar de “escribir post”, “escribir post”, “escribir post”!)

Quiero parar para descansar, para escucharme, para aburrirme, para disfrutar, como decía una amiga, de “no hacer nada despacio”. Para mí, como seguro que para alguno de vosotros, esto me resulta complicado. Pero por fortuna desde hace ya bastante tiempo atiendo a lo que necesita mi espíritu más allá de las resistencias y pataleos de mi mente.

El deseo es una curva ondulante: necesita descansar, incluso aburrirse, para volver emerger con fuerza y renovado. Así si uno descansa realmente, retoma después con ganas los proyectos que le apasionan pero que a estas alturas de curso le saben a hastío (aunque la vuelta siempre se haga dura, claro, porque esto de lidiar con exigencias ajenas nunca mola, jeje).

Y, jo, como esto es un blog de psicología para crecer os dejo estas dos preguntas por si os sirven: 1) ¿qué te descansa y te carga las pilas?; 2) ¿qué necesitas este verano? Déjalas reposar en tu interior y permite que emerjan pistas, sin tratar de adecuarte a ningún modelo (hay, por ejemplo, gente a la que le descansa levantase a las cinco de la mañana a escribir, por extraño que parezca). Luego adecúalas a tu realidad.

Para acabar os dejo minimapas anteriores que considero que complementan a éste en relación a cómo vivir más plenamente el verano y unas palabras del Doctor Zhivago a modo de otra posibilidad más para descansar (sí, el trabajo manual y el esfuerzo físico que castigaba el cuerpo de nuestros abuelos, ahora va y le hace un tremendo bien a nuestras mentes posmodernas;))

Más minimapas para el verano:

⚓  Algunas pistas para descansar en vacaciones.

⚓  Viajes y escapadas.

⚓  Cómo tener un cuerpo perfecto para la playa.

⚓  Aprovechando el verano para reconectar con nuestro niño interior.

⚓  Tiempo de lecturas para el alma (Momo).

⚓  Niños al sol.

⚓  Hay que ser feliz en verano?

Doctor Zhivago y el trabajo en el campo para renovar la mente:

“¡Qué felicidad trabajar para uno mismo y para la familia desde la mañana a la noche, construirse una casa, cultivar la tierra para alimentarnos, hacernos nuestro propio mundo, como Robison, imitando al Creador en la creación del universo, renovarnos, renacer continuamente, imitando a la madre que nos dio a luz!

¡Cuántas cosas nuevas se piensan y cuánto descansa la mente, cuando las manos se ocupan en un trabajo material, físico, en un trabajo rudo, cuando se nos proponen tareas razonables, realizables con las manos, y nos compensan con la alegría del éxito, cuando durante seis horas seguidas se desbasta con el hacha un tronco o se cava la tierra bajo el cielo desnudo que nos quema con su aliento sereno!

(…)Anacoreta de la ciudad que fustigas la imaginación y los cansados nervios con un café fuerte o con el tabaco, desconoces el excitante más eficaz que consiste en la necesidad real y en la buena salud.”

 Feliz verano, navegantes!!!

(Mercedes GarcíaLaso, tu psicólogo en Logroño y autora del libro Minimapas para Tormentas, 2ª edición)

minimapas para crecer en verano

Ver Post >
Feliz Navidad, navegantes :)

Hoy hace 8 días que nació #Minimapas y ya navega veloz. Semana intensa al juntarse esto con los ajetreos navideños. El otro día hablaba con Isa que podíamos perfectamente escribir otro libro con todos los aconteceres que nos están sucediendo alrededor de este “bebe” (supongo, claro, que como todo bebe… es decir, todos las  aventuras y desventuras que surgen alrededor del embarazo, parto, y necesidad de cuidados continuos durante los primeros meses). Y es que las cosas que nos mueven a la vida son así. La diferencia es que a veces los esfuerzos, fluyen; y otras, tantos diques-come-energías te desesperan.

Navegar por el misterio d la vida es así. Ninguna seguridad de nada, sólo navegar. Y yo he descubierto que el verdadero (mejor dicho, “mi” verdadero) viaje sucede dentro.

Y con esta breve reflexión, más una recopilación de los minimapas que os pueden servir en estas fechas, os deseo una linda linda Navidad!!!

Agobios Navideños

Odio la Navidad

“Entrañables” reuniones familiares

Navidad desde el corazón (I)

Nochevieja

Regalos de última hora

Navidad desde el corazón (II)

Comienza el año de forma diferente

(Mercedes GarciaLaso, tu psicólogo en Logroño para atravesar tormentas).

Ver Post >
Septiembre: a por el curso, navegantes!

Septiembre. Algunos se irán ahora de vacaciones pero para la mayoría empieza el curso… y eso que en Logroño con los San Mateos hasta octubre estamos a medio gas;)

¿A ti te mola este mes (por lo que tiene de “comienzo”, por lo de retomar un orden, por eso de ir a la librería a comprar los cuadernos, etc.) o eres de los que sufren el mal llamado síndrome post-vacacional?

Digo lo de “mal llamado” porque… ya nos vale poner etiquetas a todo! ¡y más aun, etiquetas que patologizan, o al menos problematizan, algo que es completamente normal! Porque normal es, y muy normal además, la pereza que nos da a la mayoría volver a tener que responder a las demandas del otro (es decir, madrugar, correr, hacer cosas que no me gustan o no me apetecen en ese momento etc.), sumándole además el echarnos de nuevo a las espaldas las preocupaciones que durante el kit-kat del verano habíamos dejado aparcadas.

Ay, cuántos de vosotros habéis deseado en estas temporadas, al sonar el despertador, esconderos bajo las sábanas deseando simplemente desaparecer como por arte de magia? A mí, al menos, me pasa a menudo, jeje;)

Luego se pasa. Pero si dispones de unos minutos en un lugar tranquilo y quieres este año salir un  poco de lo de siempre, TE PROPONGO TRES PREGUNTAS para que escribas (o dibujes, o lo que sea) lo que te surja:

1º) Que te ha ayudado otros septiembres? (como muchas veces digo “repite, lo que te ha servido; y no repitas, lo que no te ha servido”;))

2º) Respecto a qué actividades apuntarse este año, qué objetivos marcarte y demás, cierra los ojos, inspira dos veces profundamente y después observa, sin intentar modificar nada, como el aire entra y sale por las fosas nasales. También puedes salir a dar un paseo, regar tus plantitas o cualquier otra actividad que te ayude a conectar contigo mismo. Una vez, ahí, en esa relativa calma interior, mira qué necesita tu cuerpo y qué siente ante las diferentes opciones que la mente planteaba.

No quieras respuestas, simplemente estate atento. Suele pasar que es posteriormente a este ejercicio cuando aparecen las señales. Y el captarlas requiere “intención sin expectativas” y “espacio” (es decir, si tu mente no para ni un momento con la agenda repleta, es imposible que repare en lo sutil de la voz interior –y por eso, si te das cuenta, es en la ducha o medio dormido cuando a veces te das cuenta de cosas importantes).

Menos es más, recuerda. Y si observamos a plantas y animales, podemos aprender tanto de ellos…

3º) Por último, ¿y si tuvieras un ratico semanal para ti, para poner consciencia en tu vivir, para conectar con la calma y coger desde ahí perspectiva?

Si sientes ese deseo, lo difícil será hacerlo “sagrado” en tu agenda (y lo digo por experiencia). Puede ser escribir, dibujar, un paseo o cualquier cosa que nos sirva para no dejarnos arrastrar totalmente por nuestros automatismos. Y así avanzar, poco a poco, en el ir sintiendo cada vez más profundo que lo más valioso no es lo que tienes, o lo que haces, o lo que los demás piensan de ti… lo más valioso eres tú mismo intrínsecamente como ser único en el universo (suena muy new-age, lo sé, pero seguro que, por ejemplo, los montañeros me pilláis evocando lo que hace que el monte os guste tanto… y me viene también la cita de Saramago “dentro de nosotros existe algo que no tiene nombre y eso es lo que realmente somos”).

A por septiembre, navegantes!

~Mercedes García-Laso, tu psicólogo en Logroño para atravesar tormentas.

(Ilustración de Sara Fratini)

 

Ver Post >
Mini-mapas para el verano

La semana pasada escribí mi último mini-mapa antes de mi descanso blogero estival. Y hoy como despedida os dejo una pequeña recopilación de post para saborear al fresco. Elige tema, o pasa de estas sugerencias y déjate llevar por los títulos de las entradas que puedes ver en la columna lateral. Muy buen verano, navegantes!!!

⚓  Algunas pistas para descansar en vacaciones.

⚓  Viajes y escapadas.

⚓  Cómo tener un cuerpo perfecto para la playa.

⚓  Aprovechando el verano para reconectar con nuestro niño interior.

⚓  Tiempo de lecturas para el alma (Momo).

⚓  Niños al sol.

⚓  Hay que ser feliz en verano?

Mercedes García-Laso, tu psicólogo en Logroño para atravesar tormentas.

Ver Post >
¿Te vas de viaje estos días?: 8 puntos para crecer con tus escapadas

La 2ª semana de junio los riojanos, especialmente los logroñeses, tenemos un puentecillo al coincidir el Día de La Rioja con San Bernabé (patrón de la ciudad) y son muchos los que aprovechan estos días para una escapada, ya sea a la playa, al pueblo o a un viaje. Como ya en otro minimapa os hablé de la importancia del “descansar”, el de hoy va dedicado a las escapadas, a esos viajes, incluso de ida y vuelta en el día, que nos permiten desconectar y alimentar el alma. Los podemos realizar a lo largo de todo el año pero el buen tiempo y los puentes los favorecen, la verdad. Comencemos.

1. Cada día es un viaje. Sin embargo es muy difícil llegar a vivirlo como tal y necesitamos salir de nuestro escenario habitual para ser capaces de aprender, de crecer, con lo que nos va aconteciendo. Qué importante sería ir trasladando la actitud que solemos tener en nuestros viajes y escapadas a nuestro día a día…

2. El viaje es alquimia. Es decir, lo que va sucediendo fuera provoca cambios dentro, si nos dejamos, claro. Y me vienen al respeto dos iconos de nuestra cultura occidental La Odisea y el Camino de Santiago.

Del 1º ya os hablé en el post “El destino es el camino” y el segundo muestra la necesidad del ser humano de idear “caminos de peregrinaje”, caminos que, trazados según los momentos históricos y creencias religiosas o filosóficas, han servido para plasmar en la realidad exterior todo el simbolismo de lo que acaecía en el mundo interno de quienes los recorrían (esfuerzo, sufrimiento, temor, sueños, encuentros, amor, desamor, reposo, una meta final con un sentido…)

También, como no, rescatemos aquí, aunque sólo sea citarlos, las “Road Movies”, o los “viajes sin salir de casa”, como pueden ser los procesos artísticos (ejemplo escribir una novela)  o  cuando uno se embarca en un nuevo proyecto laboral.

3. Uno cuando va a un sitio nuevo (aunque sea un viaje de ida y vuelta en el día) cambia de onda. Y es actitud del verdadero viajero buscar cosas, instantes, bonitos, bellos, no para poseerlos sino por el placer de la búsqueda, de la sorpresa, de ese perderte por las ciudades, los pueblos y los senderos. Y… qué es eso sino una actitud ideal ante la vida!

4. Además conoces a gentes y tienes experiencias que te enseñan a mirar el mundo con ojos diferentes, a la vez que te traen nuevas maneras de mirarte a ti mismo. Dicho con otras palabras, viajar te permite darte cuenta de las gafas que llevas puestas, las flexibiliza y amplía tu visión.

5. Otra gozada de viajar es que estás muy en el ahora: No existe más que esos días de asueto (el sabroso desayuno que te estás zampando; el curioso paseo que te estas dando; la charleta tan chula de después de cenar…); y cada instante es un nuevo amanecer lleno de posibilidades.

6. Vemos entonces que hay muchísimo que aprender en los viajes. Cada uno nos trae sus enseñanzas y aquí sólo he señalado las más generales.

Otra que para mí es, por ejemplo, muy importante es: “más surfear y menos navegar”, o lo que es lo mismo “más leer (lo que hay dentro y fuera) y menos escribir (mis historias futuras etc). Pero hay innumerables metáforas que luego sirven para la vida como el tamaño de mi mochila o el caminar con ampollas en los pies. Por eso, a algunos les gusta llevar un cuaderno de viaje (con cosas que se van encontrando, incluso frases que aparecen extrañamente en el momento justo) , porque poner palabras ayuda a integrar lo vivido

7. Sin embargo, lo más importante es el propio proceso del transitar. Y esto me lo podéis entender bien seguro algunos de los que habéis hecho el Camino de Santiago así como los que os atrevéis con el arte. No es el destino sino el camino, como otras veces he indicado. Uno no sabe cómo ha llegado a donde ha llegado y tampoco sabía a dónde iba hasta que llegó.

Es el propio transitar y re-transitar, tramitar lo interno con lo externo, atravesar sufrimientos y riesgos (internos y externos, físicos y psíquicos), en lo que consiste la vida, el viaje de la vida. Y cuanto más nos permitamos este movimiento, más creceremos y más plenamente viviremos. Por eso es tan fundamental que la actitud de apertura del viajero germine en nuestro pecho.

8. Por último –y por acabar con algo más terrenal, jeje–, no es tanto lo lejos que vayas, o el tiempo o dinero del que dispongas, sino tu disposición a aprender, a disfrutar y a jugar. Hay quienes recorren 5 ciudades en tres días… yo particularmente prefiero, cuando paro a descansar en un viaje de trabajo a otra provincia por ejemplo, atreverme con lo que veo que piden los paisanos en a correspondiente tasca.

Buen viaje a todos y felices San Bernabeses a los que disfrutéis de ellos!

~Mercedes García-Laso, tu psicólogo en Logroño para atravesar tormentas.

(Gema Espinosa)

Ver Post >
Feliz Navidad

¿Estamos la mayoría un tanto revueltos o es sensación mía? Y es que estas fechas suelen ser movilizadoras de corrientes submarinas que quedan muy lejos del logos humano.

Sin embargo estar “revueltos” no es malo. Es más, es necesario de vez en cuando. El problema es cómo lo gestionamos, incluido el “escapar/tapar” al que recurrimos la mayoría.

Que la Navidad me pone triste porque echo de menos a los que ya no están… pues bienvenida esa tristeza porque significa que los amé! Que estoy enfadado con el mundo… pues la verdad es que la manera en que están montadas estas fechas, con todos sus mandatos sociales sobre lo que hay que hacer y sentir, da bastante por saco!

Os cuento una cosa por si os sirve: Hoy, el día comienza de nuevo a crecer, a ganarle terreno a la noche. A la vez comienza el invierno, estación de frío, de recogimiento, donde la tierra parece muerta.

Es como si el otoño fuera agonía; ayer (el solsticio), la defunción; y ahora nos esperara época de reposo. Un reposo, sin embargo, sólo aparente porque la supuesta muerte ha traído consigo el despertar de la luz, que sólo se hará visible en primavera pero que ya ha comenzado en las profundidades.

Cual gusano que cree morir ahogado en la crisálida… ignorando que su último suspiro le llevará a comenzar la transformación… un tiempo en el que, visto desde fuera el capullo, sólo hay quietud… hasta que de repente, por arte de magia, surge una mariposa.

Oscuridad y luz siempre siempre van de la mano, pariéndose la una a la otra, en el ciclo interminable de la vida.

A partir de la observación de la naturaleza, la Navidad puede adquirir entonces otros significados… más allá de los que nos hemos construido –un “más allá” que también significa un profundizar en los que ya tenemos: Es en la noche más oscura, donde la luz renace…

Hay quien odia estas fechas; para otros es una fiesta anual más… y para la mayoría es un software que nos pone en “modo-navideño” cual robots: toca comilona, toca comilona; toca comprar regalos, toca comprar regalos; toca desear paz y amor a toda la humanidad, toca desear paz y amor a toda la humanidad.

Sin embargo, y pese a la presión de nuestra sociedad hacia lo superficial, algo se nos mueve en el alma tanto por los ritmos de la naturaleza, como por las resonancias de la cerebración de estas fechas por nuestros pueblos y familias, como por lo que moviliza que mucha mucha gente esté a la vez, y para variar, con bellos sentimientos hacia el prójimo.

Así cuanto más profundamente vivamos estas fiestas, más renovados volvemos el 7 de enero a la rutina, a comenzar un nuevo ciclo -renovados cual cubo de la basura recién vaciado y preparado para volver a ser llenado ¡pero ay, si no tirásemos la basura periódicamente!

¿Compraremos un lujoso centro para la mesa de Noche Buena? ¿o tal vez adornillos en el chino? ¿Y qué tal si en vez de eso, en vez de estresarme por hacer lo que se supone que hay que hacer, decoro, si así me surge y me apetece, con cosas que tenga por casa (incluso legumbres!) dejándome disfrutar el proceso y su simbolismo? ¿Y qué tal preguntarme qué absorben los críos de mis actitudes en vez de qué les traemos de Reyes o a dónde los llevamos para que se entretengan?

El otro día se me ocurrió sugerirle a una amiga, que ante las previsibles discusiones de Noche Buena, tenga preparadas en el móvil dos canciones… para que cuando comience a levantar la voz un comensal, ponga o Imagine de Lennon o el villancico de Noche de Paz, según corresponda a la ideología del susodicho;)

Os invito estos días, por lo tanto, y me invito a mí misma, a acercarnos a lo sutil, a lo interior, a los demás… en una actitud de apertura, de aprendizaje, de ternura hacia las luces y las sombras de cada uno y de de la vida. Feliz Navidad, navegantes!

~Mercedes García-Laso, tu psicólogo en Logroño para atravesar tormentas.

Ver Post >
Sobre el autor Mercedes Garcia-Laso
Psicóloga clínica, experta en pequeñas y grandes dificultades: en terapia su escucha hace ver. Nº1 en el PIR; discapacidad ≥65%; libro #Minimapas para Tormentas. Garcialaso.com.