La Rioja

img
Tarde de cambios
img
Teri Sáenz | hace 18 horas| 0

La modificación del nombre de 17 calles de Logroño con reminiscencias franquistas está levantando, como era previsible en una ciudad tradicionalmente alérgica al cambio, ampollas ideológicas y opiniones enfrentadas. Esa aspereza es seguramente una de las razones por las que el PSOE aparcó la decisión de acometer la medida cuando ostentaba el gobierno municipal y se ha sumado a reactivar el asunto ahora en la oposición, desde donde las tensiones se amortiguan mejor y la voz suena más contundente. Suya y de todos los ayuntamientos precedentes es la responsabilidad de que a estas alturas de la película se estén malgastando esfuerzos en un asunto que debería estar zanjado hace años con la misma naturalidad que General Franco pasó a ser Avenida de la Paz y no focalizar los limitados recursos en lo vital para el ciudadano:mejorar las calles donde algunos viven y otros tienen sus negocios para poder vivir y trabajar más dignamente. Cada minuto que transcurre sin modificar las placas es un minuto que pasa alimentado un debate estéril y, sobre todo, desperdiciando la ocasión de diseñar cómo impulsar esas zonas de la ciudad. La cuestión no admite siquiera una consulta popular, que amenaza con volver a enquistar lo que no deja de ser el cumplimiento de una Ley de Memoria Histórica. Porque las calles y decidir su denominación no es patrimonio de quienes las pueden habitar hoy y abandonar mañana y porque, una vez más, supondría demorar lo que nunca debió esperar.

 

 

 

Fotografía: Justo Rodríguez

Ver Post >
Volver a la tierra
img
Teri Sáenz | 24-08-2015 | 09:01| 0

tomate

La apuesta por los huertos sociales y de ocio son el ejemplo de cómo la acción política municipal, entendida como la mejora de la ciudad y sus ciudadanos, no tiene por que enfocarse hacia proyectos de postín ni grandes inversiones en tiempos, por otra parte, de languidez económica. Tener la posibilidad de experimentar la sensación de comerse los mismos tomates que uno mismo ha mimado con paciencia y visto colorear no está escrito en ningún programa político y, sin embargo, cuesta tan poco como poner a disposición de la gente de a pie de un pedazo de terreno hasta entonces lleco. El beneficio no sólo recae en quien quizá no ha sostenido jamás hasta entonces un azadón entre las manos. La propia ciudad agradece que roturen esos rincones arrumbados e incluso desconocidos para los propios vecinos. Pero es que, además, el cultivo de la huerta tiene un componente de reivindicación de la propia tierra, de aquel Logroño con aire de pueblo grande donde los calabacines no crecían en el supermercado y alguien dejaba a la puerta del otro una docena de pimientos recién arrancados en su pieza como muestra de una convivencia sin contaminar aún por las prisas ni la desconfianza. Los huertos ya en marcha y los que se deberían seguir ofreciendo son además el lugar propicio para el encuentro. Intercambiar aperos y opiniones, mirar al cielo para vaticinar el astro o matar el tiempo pensando qué buena sabrá esa lechuga a punto de ser cortada.

Fotografía: Juan Marín

Ver Post >
La primera vez
img
Teri Sáenz | 18-08-2015 | 10:53| 0
chuletillas

Sin previo aviso y con mucho misterio, el yayo Tasio pidió una mañana hace muchos años que me calzara para salir juntos de casa. Asido a su mano arrugada, empezamos a caminar hacia los límites de la ciudad un mocete en pantaloneta y un viejo taciturno. No abrió la boca en todo el trayecto y en su cara llevaba tatuado ese aire de solemnidad que gasta cuando rumia algo trascendente. El destino resultó ser la destartalada huertita que cuidaba a veces al lado del río, donde ahora se levanta una urbanización más, y en la que mataba el tiempo arrancando malas hierbas o mirando colorear los tomates. Frente a un semicírculo de ladrillos ennegrecidos que había improvisado a modo de barbacoa me ordenó colocar una gavilla de sarmientos resecos y prenderle fuego. Colocamos a cuatro manos la parrilla encima de la lumbre y al rato la limpiamos con un manojo de periódicos viejos. El ritual continuó sacando del morral que siempre llevaba al hombro una docena de chuletillas de leche, varias tiras de panceta y media careta. Me enseñó ceremoniosamente como distribuir todo a en la parrilla y volvimos a colocarla sobre las brasas aplanadas. Observamos en silencio como la carne empezaba a gotear y el aire se llenaba de un humo salado que me hizo salivar. Después de otra media vuelta a pulso abrió la parrilla y trasladamos en clucillas la manduca a un plato. Mientras rebañábamos los huesos, me preguntó si había aprendido. A partir de ahora, dijo, te tocará asar a ti.

Ver Post >
Nueva política
img
Teri Sáenz | 14-08-2015 | 16:40| 0
twitter

El yayo Tasio recuerda aquel tiempo en que los partidos ofrecían líderes de un carisma arrebatador, programas músculos y promesas sin par. La oferta era diversa y el votante se plantaba ante las urnas convencido de que su papeleta era decisiva para hacer realidad una opción concreta. Pero llegó la nueva política y la oferta caducó. Los dirigentes ensalzaron su condición de personas triviales, los ideales exclusivos resultó que en realidad eran complementarios y las promesas, susceptibles de que un pacto las matizara, jibarizara o directamente enterrara. Donde había habitado la diferencia se instaló de súbito el acuerdo, y al que jamás había recibido ni agua de su oponente se le regaló vino bueno a cántaras. Nadie se atrevía a elevar la voz, no fuera que le acusaran de partidista. La austeridad se hizo pasado y la condescencia virtud. Tan agresiva fue la falta de agresividad que los vivos empezaron a estar muertos. Había mil camisas blancas. En los mercadillos florecieron ofertas para vender un stock de corbatas que ya nadie se anudaba al cuello. Todo era diálogo, talante, consenso, honestidad, trasparencia. Se repetían con tal frecuencia las mismas palabras que algunas se deshacían en las manos al cogerlas. Los políticos presumían de estar en la calle. Y en las calles llegó a haber tantos políticos que no cabía la gente. Todo era tan intensamente neutro, crujiente y añil, que el yayo Tasio sufrió un ataque de nostalgia y pidió perdón por ser un viejo radical y no estar en Twitter.

Ver Post >
Tres diamantes
img
Teri Sáenz | 13-08-2015 | 09:52| 0
pengo

Lo único que he hecho bien alguna vez en la vida ha sido jugar al Pengo. Nunca supe regatear al fútbol, el aro siempre escupía mis tiros a canasta y cuando se me ocurría montar en bici me ringlaba a la primera cuestita. Con el Pengo, sin embargo, alcancé una maestría inigualable. Eran los tiempos de Sega y Arcade. Y de las salas de recreativos. Del Nico y el Sport Club. Los templos del aire acondicionado, el ocio bastardo y aquellas máquinas prehistóricas  donde con dos duros (literalmente) podías pasar de un tirón las pegajosas tardes de verano. El reto era tan simple que exigía una pericia extrema. Con el botón izquierdo dirigías a un pingüino rojo a través de un laberinto de ladrillos azules. Por allí también pululaban unos fantasmas empecinados en comerte antes de que pudieras cumplir el objetivo con el botón derecho: mover tres diamantes diseminados en la pantalla que, una vez alienados, permitían pasar a la siguiente fase. A cada nivel, los perseguidores se multiplicaban. La velocidad crecía, la música arreciaba, el entramado se alambicaba. Daba igual. Era capaz de  dominar el caos casi con los ojos cerrados. Alcanzar un nuevo récord de puntuación y volver a empezar hasta que el local echaba la verja o yo me aburía. En las comidas del domingo, cuando el yayo me preguntaba qué quería hacer mayor, siempre le contestaba que jugar al Pengo. Reía como se ríen las ocurrencias de un crío y volvía a interrogarme. Encajar tres diamantes, abuelo. Sólo eso.

Ver Post >
Verano azul oscuro
img
Teri Sáenz | 11-08-2015 | 16:45| 0
bicicross

Mi mejor verano no se pareció al anterior mejor verano. Ni al anterior del anterior. La diferencia principal es que a mi vecino se le quedó pequeña la bicicleta y su madre tuvo la feliz idea de cedérmela ante la mirada turbia de la mía, que vio en ella una zarría más por casa y una diabólica máquina diseñada para abrirme la crisma. Sin que ninguna de las dos lo supiera, aquella donación me abrió un universo ignoto. De pronto, los límites del barrio se ensancharon. Las distancias menguaron, la libertad eclosionó y yo dejé de ser un mocoso al que los demás dejaban de lado porque nadie quería llevarme de paquete sus flamantes Motorettas. Que aquella bici repintada y llena de bollos no estuviera a la altura estética y aerodinámica del resto no impidió sumarme a un grupo de devoradores de kilómetros urbanos hasta los confines de la ciudad. Lo importante no era a dónde ir ni cuánto calor soportar. La clave era enroscar una toalla al manillar y pedalear lejos. Viajar en dirección contraria, surfear entre la acera y el asfalto, escuchar como un efecto Doppler los insultos de los viandantes cuando pasábamos a su lado a toda hostia. Así descubrimos el agua de piscinas donde nunca nos habíamos zambullido y riberas del Iregua que jamás habíamos pisado. Pero sobre todo, la suprema sensación de tirar la bici en una chopera, robar las cerezas más rojas y regresar a la ciudad para alquilar en un videoclub la peli en VHS que nos hiciera olvidar a Verano Azul.

Ver Post >
El libro de los amores limón
img
Teri Sáenz | 10-08-2015 | 10:02| 0

Nada en ‘El libro de los amores limón’ es indiferente. Ni siquiera su propio título, en el cual Diego Fandos (Pamplona, 1971) hace confluir las dos autopistas emocionales por donde discurre su propuesta: los afectos más íntimos y ese regusto ácido que genera la contradicción en un mundo predispuesto a la lógica. fandos

A través de quince relatos en los que el autor se coloca en el centro de un juego provocador, Fandos exprime su capacidad para trufar de inquietud sus historias y dejar en cada punto final una gavilla de incógnitas cuando no de sorpresa y a veces hasta una pizca de desazón. Los puntos de partida para conseguirlo son heterogéneos. Aunque la obra se arma sobre el denominador común de la imprevisibilidad y las turbulencias comunicativas, Fandos despliega una panoplia de situaciones y técnicas narrativas, abundando así en la riqueza propositiva de ‘El libro de los amores limón’. Unas veces anécdotas inocuas en primera instancia, otras encuentros insospechados o en ocasiones imágenes abiertas a interpretaciones poliédricas le sirven para provocar a cada rato la reacción del lector desprevenido. 

El escritor navarro aplica además a su recorrido de exploraciones emocionales una variable geográfica. O más bien, la ubicación de buena parte de sus relatos en territorios casi siempre ajenos al gran público que acaba imprimiendo a cada cuento un plus de asepsia y zozobra. Su experiencia vital y profesional –Fandos ejerce de profesor de guión en la Escuela de Cine de Praga, donde vive desde hace diez años después de un largo periplo por diferentes ciudades europeas– facilitan esa versatilidad. Desde Polonia a Escocia o la República Checa, sin olvidar tampoco en el trazado del mapa sus raíces navarras, el autor describe una ruta apátrida para contextualizar sus relatos. El resultado de esa combinación de coordenadas y territorios resulta una nunca rutinaria propuesta sobre géneros diversos, con una leve inclinación hacia una clase de realismo mágico con un acento mucho más centroeuropeo que sudamericano. Y todo ello, sin renunciar a tramos en los que bordea el thriller, la reflexión política o hasta el retrato del absurdo social.

El factor audiovisual juega también un papel crucial en el desarrollo del texto. Director y guionista de la película ‘Cosmos’ que compitió en la edición del 2007 del Festival de Cine de San Sebastián, además de responsable de un buen puñado anuncios, cortometrajes y documentales, de la literatura de Fandos llega un eco del mismo frío líquido que desprenden las filmografías de Antonioni, Kieslowski o Von Trier u otros tantos cineastas enfrentados al convencionalismo. El músculo de imágenes poderosas convive así a lo largo de las páginas con el fluido de una voz absolutamente genuina.

Y como botón de muestra, el arranque de uno de los relatos agrupados en torno al apartado donde hurga sobre los pecados humanos: «El día amaneció pesado. Supongo que fue la presión atmosférica lo que finalmente me decidiera a matar a mi mejor amigo». Imposible no avanzar hasta hollar la cumbre de ‘El libro de los amores limón’.

Ver Post >
A su salud
img
Teri Sáenz | 14-07-2015 | 09:23| 0

gamarraEn una televisión cualquiera emiten otro debate más. El tema, en un arrebato de originalidad, es Grecia. Descubro que los peluqueros helenos se prejubilan a los 50 años por ejercer una profesión de riesgo (sic), ningún motorista lleva casco aunque es obligado y allí no paga impuestos ni Zeus. Presumo que habrá algún ateniense honesto y esforzado. Los expertos catódicos descartan que exista esa raza. Hurgando en las causas del colapso del país, uno de los contertulios sentencia que si España no se quiere contagiar hay que ir olvidándose de los contratos fijos, huir de esa absurda aspiración a una cierta estabilidad en el empleo y brincar a lo largo de los años por distantas empresas ejerciendo tareas dispares. Flexibilizar el paradigma laboral, resume el gurú con ese aplomo que te hace saltar de la barra del bar donde arreglas el mundo con tus amigotes a pontificar en un plató en prime time. A pesar del calor pegajoso, experimento un escalofrío. Llevo tanto tiempo en el periódico que resulto inútil para cualquier otra cosa que no sea asfaltar páginas con una brea de letras. Aunque lo que me inquieta de verdad es que, de cumplirse el oráculo, mis compañeros (y yo mismo) seremos efímeros. Ya no tendré la suerte de aprender de los que llevan trabajando aquí desde que vestían pantalón corto. Me pregunto a quién preguntaré si busco uno de esos datos prehistóricos que escapan hasta de la wikipedia. Ignoro dónde fluirá ahora la memoria histórica que mana de la experiencia. La beberemos a tu salud, Luis.

Ver Post >
Material dúctil
img
Teri Sáenz | 06-07-2015 | 10:11| 0

ruptura

Por si alguien albergaba alguna sospecha postrera, el pacto de investidura entre PP y Ciudadanos se cumplirá en su integridad. Más aún: será la hoja de ruta que guiará el nuevo gobierno de José Ignacio Ceniceros según solemnizó en sede parlamentaria. La rotundidad del compromiso resulta directamente proporcional a la incógnita de descubrir el grado de flexibilidad que ofrece del acuerdo. Cuánto se puede llegar a doblar hasta romperse y C’s decida virtualmente ejecutar la claúsula del contrato que advierte de una moción de censura. La primera prueba de fuerza ha llegado en el minuto uno con el estudio del traslado del instituto Sagasta al solar de Maristas. La iniciativa estrella de Ciudadanos acaba de borrarse unilateralmente del documento ante el empuje de la calle, mientras otros capítulos de relumbrón como la reforma del Estatuto Autonomía quedan en manos de una mayoría cualificada que compromete a terceros o juegan con la ventaja del tiempo para materializarse. Los que sin embargo no presentan (a priori) duda alguna de su rigidez son puntos como la limitación de los cargos de libre de designación. La exigencia fijada por Ciudadanos de que el Gobierno y sus aledaños dejen de utilizarse para sufragrar fidelidades y por debajo de las subdirecciones generales cada puesto se adjudique por oposición pública y trasparente. Tan sencillo de leer como fácil de comprobar. Sólo falta conocer el temario, la fecha del examen y el tribunal calificador.

Ver Post >
“Me gustaría que se llegara a un acuerdo sobre la rebaja de diputados”
img
Teri Sáenz | 30-06-2015 | 10:16| 0

El desafío de Ana Lourdes González (Ribafrecha, 1969) no es menor tras el apoyo de C”s que ha facilitado su nombramiento. Después de 20 años de mayoría absoluta y un Parlamento que la oposición no ha dejado de juzgar “secuestrado” por el PP, la todavía alcaldesa de su pueblo natal confía en tomar lo mejor de José Ignacio Ceniceros e imprimir su propia personalidad para dirigir una institución que gana en actores y pierde en hegemonías.


-¿En qué momento se supo la candidata de su partido a la Presidencia del Parlamento?
-Como sabe, el martes hubo un Comité Ejecutivo donde Sanz anunció su renuncia a seguir como presidente del Ejecutivo, su relevo por Ceniceros y la sustitución del expresidente del Parlamento. Yo me enteré unas pocas horas antes de que se había pensado en mí para el cargo.
-¿Impuso C’s algún veto o condición en las negociaciones con el PP sobre qué persona debería ocupar la Presidencia de la Cámara?
-Que me conste, no. Sí es cierto y también conocido ya, que una vez sabida la propuesta de mi nombre Ciudadanos pidió que debía dedicarme en exclusiva al nuevo cargo y abandonar la Alcaldía de Ribafrecha, lo cual se cumplirá a finales de año.
-¿Es usted la persona más indicada para dirigir ecuánimemente la institución dado que, también como su antecesor, forma parte de la dirección del PP?
-No le voy a decir si soy la persona más adecuada o no. Lo que sí puedo decirle es que estoy agradecida a mis compañeros por pensar en mí para asumir este nuevo reto y que siempre he tratado de hacer las cosas lo mejor que he sabido en cualquiera de las responsabilidades que se me han encomendado con un objetivo invariable: trabajar por el beneficio de los ciudadanos.
-La oposición le acusa de haber sido en la anterior legislatura una de la voces más duras del PP y el exponente del “rodillo”.
-Respeto lo que dice la oposición aunque, lógicamente, siempre trate de arrimar el ascua a su lado. En cada momento uno desempeña un papel y el mío ha sido el de portavoz adjunta, debatiendo como tal. Quizás alguno ha visto en mí algo que realmente tampoco es y ha querido agrandarlo, ofrecer de mí una imagen que no es tan agresiva. Por otro lado, el Grupo Popular ha estado formado por 20 diputados y ha tomado decisiones en conjunto pensando en el bienestar de los riojanos. Por otra parte, desde la oposición se ha hecho mucha demagogia en los últimos años, aunque confío en que en los siguientes todos sepamos escuchar lo que han dicho las urnas y actuemos como han pedido los votantes.
…incluso de ser renuente a saludar a algunos diputados.
-Le garantizo que jamás he retirado el saludo a nadie ni he sido reticente a hablar con nadie. Ni siquiera con quienes en algún momento hayan podido descalificarme. También es cierto que quizás alguno ha intentado no saludarme o estar un poco retirado cuando no ha gustado lo que he dicho. Durante el acto de constitución del Parlamento vinieron alcaldes del PSOE a felicitarme y, sin embargo, no lo hicieron algunos diputados.
-¿Se ve, como ocurrió en la etapa anterior, adoptando medidas tan drásticas como la expulsión del pleno de algún diputado?
-José Ignacio Ceniceros ha sido un gran presidente de este Parlamento, como así lo ha reconocido casi la totalidad del hemiciclo. Lo cierto es que cada uno somos como somos. Él tiene una forma de ser y yo la mía y me gustaría que ese tipo de actuaciones que usted comenta no vuelvan a producirse.
-¿Lo dice por la Presidencia o por el resto de la Cámara?
-Lógicamente, si la oposición no llega a adoptar determinadas actitudes, el presidente no hubiera tenido que actuar en consecuencia. Por eso lo que pido es que todos los diputados, incluida esta presidenta, valoremos lo que los ciudadanos nos han pedido, haya un diálogo fluido y las sesiones se desarrollen con la normalidad exigida.
-Entiende, por lo tanto, que en algún momento de la anterior legislatura se incumplió ese respeto.
-Entiendo que no se puede venir a utilizar la Cámara, sino a hacer un debate constructivo que aporte algo a la ciudadanía. Lo contrario no lo valoraría positivamente.
-¿Aportaría algo dar luz verde a una comisión de investigación sobre la sede del PP que fue rechazada en su momento?
-Los distintos grupos tendrán que decidir qué consideran más importante, no esta presidenta. Lo único claro es que no pueden traerse al Parlamento cuestiones que no afectan al ámbito estricto de lo que es el trabajo en esta casa. Hay asuntos que deben debatirse donde corresponda, pero no desde luego en el hemiciclo. Por eso le digo que hacer determinada demagogia no es bueno porque trasladamos una imagen negativa de lo que es realmente el Parlamento.
-En su primer discurso oficial aludió con insistencia al diálogo. ¿No queda cojo ese afán sin Podemos en la Mesa del Parlamento?
-El diálogo es efectivamente uno de los retos que me fijo y por otro lado existe una pluralidad en la Mesa, aunque posiblemente hubiera sido deseable que fuera mayor. Pero claro, para que eso ocurra debe haber interés por parte de todos los grupos y si hay alguno que quizá ha cedido para que otros entren a formar parte de la Mesa y algún otro que no ha querido ceder…
-El PSOE entiende que son PP y C’s los que deberían haber dejado hueco por ser ellos los únicos que han alcanzado un acuerdo.
-La Mesa está formada por cinco personas. Si un grupo cede uno de sus puestos, lo lógico es que el otro que tiene derecho a representación ceda el suyo. Lo que no se puede permitir, entiendo yo, es que tenga que ceder siempre el mismo. Si predicamos que haya pluralidad y la exigimos a los demás debemos ser nosotros los primeros que la apliquemos.
-Otra de las ideas centrales en su declaración de intenciones fue la austeridad. ¿Estaba pensando en los 69.000 euros que percibirá como presidenta del Parlamento?
-Esa cuestión como también, por ejemplo, la retribución de los grupos parlamentarios o las liberaciones es algo que no decide la Presidencia.
-¿Pero la considera una retribución adecuada?
-Eso lo tienen que decir los grupos. Sea cual sea la cantidad que se acuerde, lo asumiré. Lo que puedo asegurarle es que jamás me he movido por dinero en política. Llegué al Ayuntamiento de Ribafrecha y ni en los ocho años en la oposición ni luego como alcaldesa he cobrado un euro.
-¿Cree desde su experiencia como diputada que el sistema retribución a los grupos y las cantidades que se manejan son suficientes?
-El Parlamento de La Rioja ha sido austero y ha sabido adaptarse a las circunstancias que ha vivido el país. En mi discurso inicial apelé a la responsabilidad de todos para continuar en la misma dirección. Mi opinión es que lo que ha habido hasta ahora ha estado bien y habrá que ver si con más grupos se hace preciso algún tipo de adecuación.
-Lo que sí corresponde a la Presidencia en esa línea serían gestos como limitar el uso del coche oficial o el personal de confianza como ha reclamado la oposición.
-Como le digo se han hecho muchísimos ajustes hasta llegar a los mínimos exigibles. Están las personas justas y necesarias y, por otro lado, tampoco podemos dejar que las instituciones que deben cumplir ciertas funciones no tengan recursos para hacerlo dignamente.
-¿Es partidaria de un recorte también del tamaño del hemiciclo? ¿De, como planteó la iniciativa de reforma del Estatuto del PP y que no fraguó por carecer de la mayoría precisa, reducir de 33 a 25 el número de diputados?
-Sí. Hubiera sido un buen acuerdo el que podríamos haber alcanzado la legislatura anterior cuando el grupo mayoritario lo planteó. Me gustaría que se siguiera trabajando en esa línea y se llegara a algún acuerdo sobre la rebaja del número diputados. Y también en los otros asuntos que iban en la misma propuesta como la limitación de mandatos o no obligar a que el senador autonómico sea diputado regional.
-Es precisamente el puesto que ocupará Sanz en su lugar. ¿Se calculó esa modificación pensando en él y una vez que no se logró y la coyuntura ha variado se aprovecha la condición de ser diputado?
-En absoluto. La iniciativa no pensaba en nombres ni en personas, sino en adaptar la institución a las necesidades que plantea la sociedad. Por experiencia le digo que a veces es complicada la compatibilidad entre las sesiones del Senado en Madrid y las del Parlamento aquí.
-Y se les acusa de estar ausentes.
-Eso no significa que los senadores no trabajen, sino que lo hacen en el despacho y en jornadas que muchas veces acaban entrada la noche. La noticia, sin embargo, nunca es esa sino ver un escaño vacío.

 

Fotografías: Juan Marín

Ver Post >

Últimos Comentarios

herce.david 18-04-2015 | 05:57 en:
UPyD al aparato
herce.david 18-04-2015 | 05:51 en:
UPyD al aparato
replicante 07-12-2014 | 20:14 en:
Otras clases de religión
teri 04-12-2014 | 09:40 en:
Otras clases de religión
pretextato 03-12-2014 | 23:41 en:
Otras clases de religión

Otros Blogs de Autor